| 2 MINUTOS DE LECTURA

Seleccionar tanques de proceso y maximizar su vida útil

Gary Kriesch dirige la unidad de negocios de Tri-Mer Corp. que se especializa en anodizado llave en mano, electrorrecubrimiento y otros sistemas de acabado de metales. En este artículo, ofrece información sobre el diseño, la selección y el mantenimiento de los tanques que son el corazón de esos sistemas.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Gary Kriesch dirige la unidad de negocios de Tri-Mer Corp. que se especializa en anodizado llave en mano, electrorrecubrimiento y otros sistemas de acabado de metales. Foto: Tri-Mer Corp.

Pregunta: ¿Qué consejo me puede dar para seleccionar tanques de proceso y maximizar su vida útil?

Respuesta: Se comienza por el diseño. La unión más crítica en un tanque soldado, ya sea de metal o polímero, es la soldadura entre el canal inferior y la vertical. Todo el diseño se basa en esa interfaz. El software desarrollado para ese propósito puede predecir la integridad estructural en función del material y la solución que contendrá. Esto define, por consecuencia, los componentes de construcción necesarios para el tanque, junto con los sistemas de tubería/plomería, escotillas y tapones de limpieza, plataformas de acceso, orejas de izaje y de puesta a tierra, entre otros requisitos. El resultado es un diseño que maximiza la resiliencia y la vida útil.

Pregunta: ¿Cuáles son algunas de las mejores prácticas para evitar fallas en el tanque?

Foto: Tri-Mer Corp.

Respuesta: Las inspecciones periódicas son críticas, y la corrosión es lo más importante a tener en cuenta en los tanques de acero. Los probadores de chispa resultan efectivos para identificar debilidades y localizar fugas en tanques de polímero.

Las fallas en los tanques de polietileno son poco frecuentes. Si ocurren, generalmente se debe a daños mecánicos causados ​​por montacargas o grúas. Las fallas generadas por ataques químicos pueden ocurrir cuando la química cambia desde la instalación del tanque por primera vez o cuando una línea se ejecuta fuera de las directrices del proceso.

Con tanques de polipropileno, la reparación se logra fácilmente en el campo. Los soldadores portátiles de extrusión o de aire caliente pueden reparar las fugas. Los problemas con los tanques de acero se resuelven mejor con un revestimiento de polipropileno o PVC. Los revestimientos de láminas rígidas o empotrables flexibles están soldados para adaptarse y proporcionar una excelente fijación temporal o semipermanente.

Para los productos químicos extremadamente corrosivos, como la inmersión brillante, los tanques de acero se pueden suministrar con un revestimiento como parte de la construcción original.

Un problema que nos ha sorprendido son los tanques de inmersión brillantes hechos de acero 316, en lugar de acero 316L (bajo contenido de carbono). La solución de inmersión brillante es fosfórica al 85%, con nítrico y sulfúrico. La precipitación de carbono se forma alrededor de las soldaduras y ese coctel de química ataca la precipitación de carbono, lo cual resulta en fugas.

Los tanques de inmersión brillante son un asunto serio, crítico para todas las líneas de anodizado. Siempre deben estar fabricados en 316L (no se recomienda Polypro, debido a sus características de expansión/contracción).

Los tanques de proceso son una inversión a largo plazo. Es importante considerar las diferencias entre materiales e, igualmente, las diferencias entre proveedores.

Es valioso trabajar con una empresa que tenga la construcción, el software y los recursos humanos necesarios para su trabajo. También es importante que comprenda y pueda ayudarlo a resolver cualquier problema periférico, como la conversión de energía y el control de la contaminación, que pueden acompañar un proyecto.


Para consultas en México y Centroamérica, contacte a Larry W. Waltz, International Sales Manager, Tri-Mer Corporation: Lwaltz@tri-mer.com

CONTENIDO RELACIONADO