30/01/2017 | 4 MINUTOS DE LECTURA

Opciones de pretratamiento para partes de fundición de zinc o aluminio

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Pregunta: Hemos venido empleando un lavador de fosfato de hierro de tres etapas para nuestras partes de acero, pero ahora necesitamos también limpiar fundición de hierro y fundición de aluminio.

Respuesta: Su lavador de tres etapas podría limpiar esas partes de fundición, pero sí existen algunas consideracio­­nes. Como siempre, una de las primeras preguntas a aclarar es si las partes serán usadas en interiores o exterio­­res. Si es en ambiente interior, su lavador de tres etapas podría ser adecuado, pero si las partes serán utilizadas en exteriores, las tres etapas no harán mucho para prevenir penetración de humedad debajo de la película y falla
del recubrimiento.

Generalmente, existen unas pocas opciones que podrían darle desempeño en exteriores. Buenos recubrimientos por conversión hechos para fosfato de aluminio o de zinc trabajarán bien en la fundición de zinc. El fosfato de zinc es un problema desde el punto de vista de costos y requiere, además, trata­miento de desperdicios, por lo cual usted podría estar reacio a involucrarse con ese tipo de tratamiento. El óxido de circonio, así como tratamientos con o sin cromo son muy efectivos sobre el aluminio, si usted tiene un lavador en acero inoxidable que pueda manejar este tipo de productos. Probablemente, la mejor respuesta para añadir fundiciones al aire libre a su negocio es granallar la superficie, aplicar una capa de imprimación en polvo y luego agregar el acabado de la capa final. La imprimación contribuirá significativamente a la protección contra la corrosión y mejorará la adhesión.

Contenido destacado

La mejor opción depende parcialmente de qué es lo más fácil de implementar y qué sea lo más efectivo para el producto que se está recubriendo.

 

Pregunta: Nosotros usamos plata y otros polvos metálicos en extrusiones de aluminio que algunas veces son usadas en exteriores. ¿Existe alguna manera de mejorar la resistencia a rayones a partir de esos polvos? 

Respuesta: Es posible que usted obtenga más sin pagar más, pero no es probable. Los recubrimientos de polvo pueden ser diseñados para brindar propiedades que se requieren para cumplir con requerimientos comerciales específicos. Cuando un producto debe tener un mejor rendimiento en una propiedad determinada, a menudo requerirá que el fabricante agregue un ingrediente más costoso para alcanzar el estándar deseado, y ese ingrediente, que suministra el desempeño mejorado, naturalmente incrementará el costo del polvo. Usted necesita decidir si el desempeño mejorado tiene valor para usted en el mercado. ¿Le ayudará esto a evitar costos de garantía? ¿Le ayudará a conservar clientes existentes? ¿Atraerá esto nuevos clientes debido al mejor desempeño del recubrimiento que usted estará en disposición de ofrecer? Si esto aumentará su ren­­tabilidad, probablemente vale la pena el costo adicional.

 

Pregunta: ¿Cuáles son las opciones para retirar el polvo de los ganchos y estantes, y cómo se comparan entre sí?

Respuesta: En un sentido amplio, el polvo puede ser removido química o térmicamente, o por alguna combinación de las dos formas. El método más popular es el empleo de un horno de remoción para estantes por quemado. Este consiste en un proceso de pirólisis térmica controlada en el cual los estantes son colocados en el horno y expuestos a altas temperaturas, de alrededor de 800°F durante cuatro a seis horas (el tiempo depende de cuánto polvo esté presente). Este tipo de horno es razonable en términos de costo, y esa es la principal razón por la cual esta opción es tan popular. También es cierto que esto implica bastante manipulación para cargar los estantes, removerlos y limpiar las cenizas resultantes, y que el calor elevado genera desgaste en los estantes con el paso del tiempo. 

Otro sistema emplea arena fluidizada dentro de un tanque para erosionar y romper el polvo. Este también opera en un rango similar de temperaturas que el horno de quemado, pero la arena fluidizada puede remover el polvo mucho más rápido que el sólo calor del horno. Los ciclos de tiempo típicos duran entre alrededor de 30 a 60 minutos, y los ganchos salen mucho más limpios. A pesar de que estos sistemas son mucho más costosos que el horno de quemado, el resultado es superior.

Los sistemas de sal derretida son otra opción para remover recubrimientos. Los ganchos son sumergidos en un baño de sal derretida por un tiempo corto, típicamente no más de dos minutos, a menudo menos, y entonces son transportados dentro de un tanque de enjuague para remover cualquier subproducto y enfriar el metal. Los ganchos salen muy limpios en este proceso, y el tiempo de ciclo es más rápido que el de cualquier otro método de remoción. Aunque el equipo es mucho más costoso que el horno de quemado, el ciclo rápido de remoción y la completa limpieza del metal son grandes beneficios. Sin embargo, algunos subproductos forman lodo en el tanque de proceso, que deben ser retirados y tratados, o transportado como desechos.

Existe también un número de productos químicos disponibles comercialmente, los cuales pueden remover polvo. La inversión inicial para los químicos puede ser alta, pero el costo por uso es razonable. Algunos de esos productos son bastante tóxicos, pero hay algunos que son bastante fáciles de usar sin generar graves problemas ambientales. El material de recubrimiento es un subproducto que debe ser removido del tanque y transportarse con residuos.

Si usted tiene el capital, es inteligente considerar la remoción más rápida con arena fluidizada o con sal derretida. Si no cuenta con el capital, podría considerar el horno de quemado. Finalmente, si usted tiene ganchos relativamente pequeños y estantes en volumen bajo, y se siente cómodo con el uso de removedores químicos, esta es siempre una opción. 

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos