| 1 MINUTOS DE LECTURA

Vemos un futuro muy alentador para la industria de acabados en México: Emilio Pedral de MacDermid Enthone

El Tratado de Libre comercio de Norteamérica representa una oportunidad única para México y el país está en un momento clave para el crecimiento de su industria, comentó en entrevista Emilio Pedral, directivo de MacDermid Enthone.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon


“El mercado de Norteamérica está regresando muy fuertemente a las tasas de crecimiento que se esperaba tener para este año, e incluso mucho más rápido de lo anticipado”, comentó Emilio Pedral, vicepresidente de marketing global de MacDermid Enthone en esta entrevista donde nos comparte su visión de mediano plazo para el segmento de los acabados de superficie en México.

De acuerdo con el directivo, el mercado automotriz de Norteamérica está fortalecido y lo estará aún más debido a que el nuevo acuerdo de libre comercio exige que haya un 75% de componentes automotrices provenientes de esta misma región. “Ese incremento genera muchísimas oportunidades y obviamente esa es una excelente oportunidad para México. Es una oportunidad como no la habíamos visto en muchos años; creo que este es un momento pivotal para México”, señaló.

Pedral agregó que la empresa que representa confía en el repunte de la industria y, como consecuencia de ello, ha hecho inversiones millonarias en México, ha añadido capacidad instalada y una planta piloto con tecnología de punta.

Estas inversiones, dijo Pedral, coinciden con la tendencia de otras empresas provenientes de Europa y Asia que también están invirtiendo con la mejor tecnología en nuestro país. “La tecnología que se está viendo ahora en México se está volviendo una fortaleza. Tenemos tecnología que si no fuese por el momento que estamos pasando en que hay crecimiento constante, no estaríamos invirtiendo en el país, pero vemos un futuro muy alentador […] y hemos decidido invertir donde hay crecimiento”.

Por último, Pedral apuntó que la industria mexicana debe comenzar a “pensar de manera más abierta, más global y más competitiva”, además de integrar tecnología para poder competir tanto con los grandes jugadores de Asia, como con los actores emergentes del mercado mundial como pueden ser países como India o Filipinas.

CONTENIDO RELACIONADO