| 5 MINUTOS DE LECTURA

Recubrimientos en polvo y edificios ecológicos

Cómo ayudan los recubrimientos en polvo y sus aplicaciones arquitectónicas a lograr las certificaciones ambientales.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Un producto saliendo del sistema de pretratamiento de 8 etapas de Keystone Koating. Foto: Keystone Koating.

La industria de la arquitectura enfrenta muchos retos cuando hablamos de preocupaciones ambientales, y con razón. Si bien uno puede encontrarse rápidamente debatiendo los detalles de los problemas regulatorios, al final todos estamos preocupados por el medio ambiente. Todos queremos agua limpia para beber y aire limpio para respirar. En última instancia, las pautas, las regulaciones y los procesos de certificación son herramientas cruciales para garantizar que se tomen todas las medidas adecuadas para proteger el medio ambiente.

En una entrada de blog reciente, Keystone Koating (Lititz, Pensilvania), un contratista de recubrimientos en polvo industrial con más de 30 años de experiencia, escribió sobre cómo el recubrimiento en polvo es una excelente forma para que los constructores trabajen hacia la certificación Liderazgo en la Energía y Diseño Ambiental (LEED, en inglés). Keystone Koating se jacta de que cada etapa de su proceso está diseñada para cumplir con todas las regulaciones ambientales con respecto a la contaminación atmosférica.

Jonathan Nolt, técnico de control de calidad de esa empresa, señala que el recubrimiento en polvo es una de las opciones más limpias disponibles para recubrir piezas arquitectónicas. Nolt supervisa las pruebas internas, los sistemas de pretratamiento y la gestión de aguas residuales de la empresa.

“Una de las ventajas usar pintura en polvo para el mercado arquitectónico es que los polvos tienen muy pocos residuos y muy pocos o ningún compuesto orgánico volátil (COV)”, dice Nolt.

El recubrimiento en polvo ofrece beneficios ambientales y de sustentabilidad, ya que contiene poco o ningún COV, a menudo es efectivo con una sola capa y el material en exceso se puede recolectar y reutilizar.

La tecnología del recubrimiento en polvo es una forma de acabado que se creó para eliminar los desechos desde el principio. Una de sus mayores ventajas es su respeto al medio ambiente. Los materiales usados para el recubrimiento en polvo no contienen disolventes y prácticamente no tienen COV. Además, con frecuencia los recubrimientos en polvo son efectivos con una sola capa, lo que significa menos uso de material y menos energía para el proceso de aplicación y curado.

El uso de pintura en polvo también puede ayudar a eliminar el desperdicio porque después de la aplicación, el exceso de pintura se puede recuperar y reutilizar. El exceso de pulverización, tanto para los polvos utilizados en el recubrimiento en polvo como para los abrasivos usados en el granallado para la preparación de superficies, se puede recoger y es perfectamente adecuado para reusar. Estas prácticas de recuperación mantienen bajos los costos generales y minimizan los impactos ambientales.

Keystone Koating ofrece recubrimientos según las especificaciones AAMA 2604 y AAMA 2605, lo que ayuda a los constructores a lograr ventajas ambientales. Los recubrimientos en polvo AAMA 2604 están formulados con resinas de poliéster muy duraderas, que brindan retención de color y brillo durante cerca de cinco años de exposición. AAMA 2605 es la especificación exterior de alto rendimiento, que ofrece aproximadamente 10 años de resistencia a la intemperie, la humedad y la radiación ultravioleta.

Estas ventajas en durabilidad, así como el impacto mínimo que infligen al medio ambiente los procesos de recubrimiento en polvo, ayudan a que el material cumpla con los estándares establecidos por el U.S. Green Building Council (USGBC) en el programa LEED para negocios.

Certificación LEED

Desarrollado por el U.S. Green Building Council, LEED es el programa de certificación de edificios ecológicos más utilizado en el mundo. Este programa se basa en un sistema de puntos que determina qué tan ecológico es cierto edificio. La certificación toma en cuenta criterios como la eficiencia del agua, el uso de energía y las emisiones de CO2. Otros criterios para tomar en cuenta son los materiales y procesos usados en la construcción del edificio. Básicamente, si su edificio obtiene suficientes puntos, logrará la certificación y una puntuación más alta puede conducir a niveles más altos de certificación.

Pero, ¿cómo pueden los constructores obtener la certificación LEED?

DAPs

Los materiales que use marcarán la diferencia. Un factor importante en el trabajo hacia una construcción ecológica es tener en cuenta las declaraciones ambientales de productos (DAPs) durante la selección de los materiales que se utilizarán para la construcción. Las DAPs son documentos reconocidos internacionalmente que se pueden otorgar a los materiales y procesos usados para crear un producto. Los materiales que se crean utilizando recursos limpios y que limitan los impactos ambientales perjudiciales pueden obtener una DAP.

Al final del día, cuando un proyecto de construcción utiliza más materiales con DAP, es más probable que califique para la certificación LEED.

Procesos verdes

Al igual que muchos aplicadores de recubrimiento en polvo, Keystone Koating dice que debido a que el recubrimiento en polvo está libre de COV y contaminantes atmosféricos peligrosos, su proceso prácticamente no emite contaminación del aire, incluso para pedidos de gran volumen de cantidades significativas.

Además, la compañía cita el uso de métodos de producción ecológicos, incluido un sistema de pretratamiento de 8 etapas que se basa en el agua de lluvia recolectada y elimina la descarga de aguas residuales a través de métodos de evaporación.

“Tenemos una cisterna y recolectamos agua de lluvia de nuestros techos”, explica Nolt. “Pasamos eso a través de un sistema de filtración de agua de ósmosis inversa (RO) y lo usamos para nuestro sistema de pretratamiento”.

Nolt agrega que las aguas residuales pasan a través de un floculante de arcilla para filtrar los sólidos y luego se envían a los evaporadores. Nolt dice que más del 90% de las aguas residuales se evapora mediante el calor que proviene del extremo de salida de los hornos de curado de la empresa. Las instalaciones de Lititz y Mifflintown de la empresa utilizan sistemas de calefacción por infrarrojos energéticamente eficientes para acelerar el proceso de curado y reducir su huella de carbono. Para maximizar la recolección de exceso de pulverización, la empresa utiliza sistemas y técnicas diseñados para la máxima recuperación de polvo.

Asociarse con constructores

Desde sus inicios, uno de los atractivos beneficios del recubrimiento en polvo ha sido su potencial para reducir el desperdicio, contribuyendo tanto a la reducción de los costos de materiales como a las ganancias de sostenibilidad. La durabilidad y las ventajas medioambientales del material hacen que el recubrimiento sea una excelente opción para muchas aplicaciones arquitectónicas. Comprender cómo obtener certificaciones como LEED puede ayudar a las operaciones de recubrimiento en polvo a asociarse mejor con empresas de arquitectura y construcción para ayudarlas a determinar los recubrimientos adecuados para su proyecto de construcción.

Puede obtener más información sobre el U.S. Green Building Council y la certificación LEED visitando usgbc.org.

CONTENIDO RELACIONADO