01/08/2019 | 1 MINUTOS DE LECTURA

Tecnología 3S de Coventya reemplaza los ánodos metálicos convencionales

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Coventya diseñó la tecnología 3S para reemplazar los ánodos metálicos convencionales, como el níquel o el acero, con un ánodo de membrana de tamaño selectivo.

La tecnología 3S de Coventya está diseñada para reemplazar los ánodos metálicos convencionales, como el níquel o el acero, con un ánodo de membrana de tamaño selectivo.

A decir de la empresa, los agentes complejos y otros constituyentes orgánicos del electrolito no pueden migrar a través de la membrana, evitando así la oxidación. Al mismo tiempo, los carbonatos y sulfatos se eliminan continuamente con el anolito de soda cáustica. El producto es especialmente adecuado para aplicaciones de bastidor y barril.

La primera generación de ánodos de membrana para el revestimiento de zinc-níquel se desarrolló hace más de 20 años, y aunque esa tecnología mostró el potencial del concepto de separación del ánodo, tuvo algunos inconvenientes en la operación continua, como la transferencia no deseada de agua o hidróxido.

Según la empresa, los nuevos ánodos de membrana porosa evitan esta transferencia no deseada y muestran un efecto secundario positivo al eliminar el carbonato y el sulfato del electrolito de recubrimiento que ocurre naturalmente en la operación y la reposición, lo que le da al baño de recubrimiento “una vida útil prácticamente infinita”.

La eficiencia de corriente constante reduce significativamente la demanda de energía para el revestimiento y enfriamiento, con ahorros de hasta 50% de energía de forma comparativa, señala Coventya. A ello se suma la reducción de desechos, ya que no se requiere sangrado y alimentación ni congelamiento, para mantener la productividad.

CONTENIDO RELACIONADO

Temas relacionados

Recursos