Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La Shirl Turner dirige Advance Color and Materials en Stellantis Nortemérica. En la foto, examina unas speedforms. Todas las imágenes son cortesía de Stellantis Norteamérica.

En 2020, lo que todavía era FCA Norteamérica (hoy Stellantis) vendió 795,313 Jeeps, 624,642 camionetas Ram, 110,464 Chryslers y 267,328 Dodges. Y cada uno de esos vehículos fue pintado con un color que puede considerarse “básico” —como blanco, negro o plateado—, o más probablemente como sucede en cualquier otra OEM automotriz, con un “color de impacto”, ya sea un Chrysler 300 en Canyon Sunset, una Wrangler en Hella Yella, una Ram TRX en Ignition Blue o un Charger o Challenger en Sinamon Stick.

Y estos colores provienen del Departamento de Colores y Materiales Avanzados de Stellantis, en Auburn Hills, Minnesota, que está dirigido por La Shirl Turner.

Turner, quien creció en Detroit, se enroló en la Facultad de Estudios Creativos (CCS, en inglés), donde realizó estudios en moda y textiles. Había aprendido a tejer cuando aún estaba en la escuela primaria, y eso le marcó el rumbo. “Pensé que iba a ser una artista hambrienta”, admite. “Creí que estaría tejiendo textiles y haciendo tapices”.

Pero también estaba la influencia de Detroit. “También me apasionaban los coches”, comenta Turner.

De la escuela al estudio

Turner se interesó en los asientos para coches, por lo que un verano tomó una clase para aprender a dibujarlos, lo que también la llevó a clases de diseño exterior e interior.

Como la CCS es una de las escuelas de diseño automotriz más importantes del planeta, no es del todo sorprendente que Turner obtuviera una pasantía con un proveedor textil que trabajaba con una OEM. Se le asignó trabajar con FCA, donde interactuó con la gente del Departamento de Materiales y Colores Avanzados del fabricante del vehículo.

La función de este departamento es ocuparse de todo, desde los colores exteriores hasta los techos de los vehículos, explica Turner.

Al graduarse, se fue a trabajar para ese proveedor. “Fue una de las mejores experiencias de la historia”, recuerda, “porque aprendí cómo funcionan los textiles en la automoción e incluso pude ver cómo funcionan las máquinas en la planta de la empresa”.

Pero un día recibió una llamada telefónica del director del Departamento de Materiales y Colores Avanzados de FCA, quien le preguntó si estaría interesada en una entrevista. Ella, por supuesto, consiguió el trabajo.

Comenzó como diseñadora. Una de sus primeras tareas fue con el Dodge Viper. Se abrió camino hasta convertirse en diseñadora senior, gerente, gerente senior y directora del departamento.

Pero ¿de dónde vienen los colores?

Dodge Charger SRT Hellcat Redeye 2021 en Hellraisin con cofre, techo y tapa de maletero en Satin Black. Dado que tiene un motor de 797 caballos de fuerza, lo que lo convierte en el sedán producido en serie más rápido del mundo, hace que el nombre de la pintura sea apropiado.

No hay muchas OEM que ofrezcan colores como Snazzberry y Nacho; no obstante, esto es parte de lo que se puede esperar que salga del estudio de Auburn Hills.

Turner reconoce que ofrecen los colores “básicos clásicos”, que trabajan para individualizarlos, pero también trabajan para ofrecer “colores de impacto que son frescos y nuevos, que no se ven en ningún otro lugar”.

“Esperamos ser creadores de tendencias, en comparación con nuestros competidores”, dice. “Por supuesto, ellos pueden decir lo mismo, pero nuestro trabajo o nuestro objetivo siempre es ir más allá con colores exteriores y materiales interiores”.

Hay una serie de aportaciones que intervienen en el desarrollo del color. El equipo asiste a los desfiles anuales de tendencias de color que organizan PPG y Axalta. (El más reciente, fue virtual, por supuesto). Los miembros del equipo hacen su propia investigación. El proveedor de pintura puede tener un color de interés. Y es probable que el equipo de Stellantis “lo modifique para una línea de vehículos en la que queramos colocarlo”.

Turner dice que la opinión de los clientes —especialmente para los entusiastas de los vehículos, de los que la compañía tiene más de lo que le corresponde (por ejemplo, Wranglers y Rams, Chargers y Challengers)—, es muy importante.

Por ejemplo, hay un evento anual que se lleva a cabo en el sur de California, el Festival de Primavera de Lx, que está restringido a los propietarios de 300s: Chargers, Challengers y Magnums. Solamente se deja entrar a los propietarios de las variantes SRT8 del Jeep Grand Cherokee y del Dodge Durango. Estas son personas con un profundo compromiso con la potencia.

Turner afirma que hace un par de años (buen momento, ya que el evento de 2020 se pospuso) el equipo de Materiales y Colores Avanzados tenía 10 colores que habían pensado usar. Así, pintaron las speedforms —una representación en 3D de la forma de un cuerpo (lo que Turner está mirando en la foto de este artículo)—, y crearon una boleta de votación. Instalaron una carpa en el evento y cerca de 1,200 personas pasaron y votaron. “¿Qué mejor manera de escuchar la voz del cliente?”

Colores como Frostbite y Hellraisin salieron de ese ejercicio

Por supuesto, el equipo de liderazgo de la empresa, así como los equipos de marca y programa, también participan en la toma de decisiones sobre qué colores se convertirán en parte de la paleta para una marca en particular.

Y la fábrica, por supuesto

Un Chrysler 300, modelo 2021 en color Canyon Sunset. Un color más tranquilo, aunque sorprendente, para el sedán ejecutivo.

“¿Nos encantaría ejecutar 30 colores en una planta?” pregunta Turner. “Por supuesto que lo haríamos. ¿Podemos hacer eso? Absolutamente no”.

Sí, también existen las consideraciones prácticas de producción.

Debido a que las plantas están limitadas en términos de la cantidad de colores que pueden ejecutar: “Somos muy estratégicos en la ubicación de nuestros colores”, señala.

Dicho esto, todavía hay características del vehículo que se tienen en cuenta. Por ejemplo, en la planta de ensamble de Brampton, se producen el Chrysler 300, el Dodge Charger y el Dodge Challenger. Si bien los tres vehículos se ofrecen en Frostbite, solo el Challenger y el Charger están disponibles en White Knuckle (así como TorRed, Smoke Show, Go Mango y otros que son adecuados para autos deportivos, pero no para sedanes majestuosos).

Un par de Jeep Wranglers, colores Hydro Blue y Hella Yella, en su entorno natural.

Y sobre los nombres…

Un par de Jeep Wranglers, Hydro Blue y Hella Yella, en su entorno natural.

Turner dice que pensar en los nombres de los colores “puede ser la parte más divertida de nuestro trabajo”. Los miembros del estudio Materiales y Colores Avanzados tienen ideas, al igual que las personas de los estudios de diseño de vehículos, así como las personas de la marca.

Después de todo, mientras que un Sarge Green, tanto en nombre como en tono, puede ser apropiado para una Wrangler, de alguna manera no resonaría tan bien en una minivan Chrysler Pacifica (o el Ocean Blue Metallic yendo en la dirección contraria).

Los vehículos tienen sus propios colores, dice Turner. “No le pondríamos Mojito —un nombre de color reciente de Wrangler— a una camioneta Ram”.

CONTENIDO RELACIONADO

  • El año en que perdimos y recuperamos la esperanza

    En medio de todo el caos generado por la pandemia del COVID-19, hay signos importantes de recuperación para la economía mexicana, señala la editora de Products Finishing México.

  • Especial: Mujeres en la Industria de Acabados

    Para conmemorar el 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, hablamos con seis mujeres que trabajan en la industria de acabados en México quienes nos compartieron sus logros profesionales, al igual que los retos que enfrentan al trabajar en una industria con mayoría masculina.

  • Haciendo equipo con los proveedores

    Cuando las empresas de acabados trabajan de la mano con sus proveedores de insumos y servicios, siempre logran mejores resultados.