| 2 MINUTOS DE LECTURA

Pintura resistente a la electricidad salva histórico puente ferroviario en Reino Unido

Una innovadora pintura resistente a la electricidad evitó la demolición de un puente victoriano en el centro de Cardiff, en Reino Unido, lo que representó un ahorro de cerca de 56 mdd.
#energía

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Una combinación de pintura resistente a la electricidad, junto con un espacio libre controlado por voltaje (VCC, en inglés) para puentes puede ser implementada dentro de la red ferroviaria del Reino Unido, luego de la primera prueba exitosa en Gales.

Esta innovación, que parece ser única en el mundo, ha evitado demoler un puente ferroviario victoriano al reutilizar dicho puente ahora con trenes eléctricos. El uso de la tecnología ahorró cerca de 56 millones de dólares en el costo de reconstrucción de la estructura, según el portal Bridge design & engineering.

De acuerdo con este medio la agencia Network Rail, encargada del funcionamiento de la red ferroviaria en el Reino Unido, buscará implementar esta nueva tecnología a nivel nacional, respaldada por los datos que recopiló al concluir el puente de intersección en Gales.

La electrificación del ferrocarril que va de Londres a Cardiff se completó hace poco más de un año y, a medida que los trenes diésel fueron reemplazados por trenes eléctricos, los ingenieros de Network Rail debieron instalar alambres y cables aéreos para que funcionaran. No obstante, la mayoría de las rutas habían sido diseñadas en la época victoriana, lo que significa que enormes estructuras, como los puentes, deben reconstruirse antes de instalar la electrificación.

El experto en ingeniería de Network Rail, Richard Stainton, dijo que: “El puente de intersección, situado en el centro de Cardiff, en la ruta de Gales, es un excelente ejemplo. La estructura es demasiado baja para que entre con seguridad todo el equipo necesario. […] Normalmente, esto obligaría a Network Rail a demolerlo y reconstruirlo a una mayor altura para mantener los trenes eléctricos a una distancia segura del puente cuando pasan por debajo, y evitar que electrifiquen el puente mismo o cualquier cosa dentro de él”.

No obstante, en esta intersección Network Rail cubrió la parte inferior del puente con pintura resistente a la electricidad con ayuda de una nueva tecnología desarrollada por la Universidad de Southampton. Esto se usó junto con un kit especialmente desarrollado, que incluye pararrayos y brazos de puente aislados, para aislar el puente de la electricidad y permitir que los trenes eléctricos pasen por debajo sin peligro.

De esta forma, la pintura resistente a la electricidad se combinó con un espacio libre controlado por voltaje, que permitió que el espacio libre eléctrico se redujera en 20 mm desde el cableado de línea aérea (OLE) hasta el puente, y en 70 mm desde el OLE hasta los techos del tren.

Peter Smith-Jaynes, administrador regional de activos y electrificación en Gales y Oeste, dijo la situación del Cardiff Intersection Bridge era compleja por tratarse de “un puente ferroviario muy transitado, con un canal debajo, y que está rodeado de edificios altos. Solo acceder al puente habría sido difícil, pero derribarlo y reconstruirlo habría sido casi imposible. Tuvimos que encontrar otra solución”.

Por su parte, Stainton agregó que “esta solución creará enormes eficiencias, permitiendo que los proyectos de electrificación futuros se instalen y energicen sin gastos de varios millones de libras, lo que potencialmente ahorrará a los contribuyentes hasta £100 millones [el equivalente a $140 mdd]”.

CONTENIDO RELACIONADO