11/12/2019 | 2 MINUTOS DE LECTURA

FAA propone una multa de 3.9 mdd contra Boeing por piezas recubiertas

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Unas guías de slat se debilitaron por una condición conocida como fragilización por hidrógeno que ocurrió durante el recubrimiento de cadmio-titanio.

La Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) propuso una multa civil de más de $3.9 millones de dólares contra la compañía Boeing por instalar componentes recubiertos de metal que incumplían la norma en aproximadamente 133 aviones, mismos que la FAA dice que Boeing presentó posteriormente como listos para certificación de aeronavegabilidad.

La FAA alega que Boeing no supervisó adecuadamente a sus proveedores para asegurarse de que cumplieran con el sistema de garantía de calidad de la compañía. La agencia sostiene que esta falla resultó en la instalación de guías de slat que fueron debilitadas por una condición conocida como fragilización por hidrógeno que ocurrió durante el recubrimiento de cadmio-titanio.

Las guías de slat se encuentran en el borde delantero de las alas del Boeing 737 y se utilizan para guiar el movimiento de los paneles conocidos como slats. Estos paneles proporcionan elevación adicional durante el despegue y el aterrizaje. La FAA alega, además, que Boeing entregó aeronaves para la certificación final de aeronavegabilidad de la FAA, a pesar de haber determinado que las piezas no podían usarse debido a una prueba de resistencia fallida.

La agencia dice que Southwest United Industries (SUI), un proveedor de tercer nivel de Boeing, procesó las guías de slat afectadas en junio de 2018. Posteriormente, SUI envió las piezas a Spirit AeroSystems, que luego entregó las piezas a Boeing.

La FAA también señala que SUI notificó a Kencoa Aerospace el 6 de julio de 2018 que un lote de guías de slat había fallado una prueba de calidad que indicaba la presencia de fragilidad de hidrógeno. Kencoa pasó esa información a Spirit el 3 de agosto de 2018 o cerca de esa fecha.

Spirit informó a Boeing de la situación alrededor del 11 de septiembre de 2018 y, posteriormente, propuso que Boeing aceptara las piezas tal como fueron entregadas. El 9 de octubre de 2018, Boeing rechazó esa propuesta y le indicó a Spirit que presentara un Aviso de Escape. Spirit lo presentó el 14 de febrero de 2019, según los documentos.

La FAA alega que, desde el 16 de agosto de 2018 hasta el 9 de octubre de 2018, Boeing certificó aproximadamente 48 aviones potencialmente equipados con esas guías de slat como aptas para el vuelo. Entre el 10 de octubre de 2018 y el 2 de mayo de 2019, la FAA dice que Boeing certificó otros 85 aviones como aeronavegables a sabiendas de que podían estar afectados.

El 10 de junio de 2019, la FAA emitió una Directiva de Aeronavegabilidad (AD) ordenando inspecciones propuestas en un boletín de servicio de Boeing con fecha del 4 de junio de 2019 de la aeronave afectada. La AD especificó varias acciones basadas en la capacidad de identificar las guías de slat.

Según la FAA, la identificación de las partes defectuosas se vio obstaculizada porque SUI no aplicó un recubrimiento protector sobre la marca de identificación de la parte que se requiere que se muestre en las guías de slat. Como resultado, esas marcas de identificación de parte se oscurecieron o se volvieron invisibles, lo que dificulta la identificación de las partes afectadas.

El argumento de la FAA es que, en este caso, Boeing no pudo mantener su sistema de garantía de calidad para garantizar que los proveedores se adhirieran a las Regulaciones Federales de Aviación. Boeing tiene 30 días para responder a la carta de la FAA que propone esta multa civil por un monto total de $3,916,871 dólares.

CONTENIDO RELACIONADO


Recursos