Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Si bien la pandemia del COVID 19 ha acaparado la atención de las enfermedades infecciosas en el último año, los padecimientos contagiosos han sido una preocupación constante dentro de los entornos hospitalarios, ya que los microorganismos causantes de estas enfermedades pueden transmitirse mediante superficies de contacto y, dependiendo de su naturaleza y de las condiciones ambientales, pueden llegar a sobrevivir hasta varios meses en ellas.

Por lo anterior, el Instituto Tecnológico del Plástico en Valencia (AIMPLAS) ha planteado el proyecto MOBACT cuyo objetivo central es desarrollar una tecnología para producir nuevos materiales de recubrimiento que contengan sustancias activas que permitan evitar la acumulación y proliferación de microorganismos y bacterias reduciendo el riesgo de colonización de superficies sanitarias.

“Las investigaciones que desarrolla el centro tecnológico van encaminadas a obtener nuevos materiales basados en sustancias activas con capacidad bacteriostática o bactericida que puedan ser aplicadas en forma de recubrimientos en mobiliario y superficie o en masa para la fabricación de productos inyectados que eviten la acumulación y proliferación de los microorganismos”, señala AIMPLAS.

Otro aspecto relevante es que el proyecto considerará la sostenibilidad medioambiental de los materiales y trabajará con compuestos de origen renovable alternativos a los de naturaleza metálica que son los que tradicionalmente se han empleado para estas soluciones, por su resistencia a las altas temperaturas de los procesos de transformación.

“Los nuevos compuestos biobasados se van a encapsular en matrices poliméricas que hagan posible su utilización tanto en forma de barnices en base agua para el recubrimiento de mobiliario y superficies, como en masa para la fabricación de productos inyectados. El resultado de las investigaciones se validará en entorno hospitalario real para verificar su funcionalidad y el cumplimiento de la legislación vigente”, publicó AIMPLAS.

En el proyecto participan también el Instituto de Tecnología de Materiales de la UPV, la empresa Lamberti, industrias Tayg y el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe. El proyecto cuento con financiamiento de la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI).

Al reducir el riesgo de colonización de las superficies sanitarias cercanas a los pacientes, se lograría reducir hasta en un tercio la carga de estas enfermedades que suponen un riesgo sanitario y un importante gasto público, afirma AIMPLAS.

CONTENIDO RELACIONADO