Una plática con Roberto González, director general y fundador de Scanpaint

Roberto González fundó hace 24 años la empresa Scanpaint, y tuvimos el gusto de platicar con él. Aquí lo que nos dijo. 

Temas relacionados:

Hace 24 años, Roberto González fundó en Nuevo León la empresa Scanpaint, pionera en el uso de la pintura en polvo en el país. Este empresario considera que el servicio y la calidad que ofrecen a sus clientes han sido la clave del crecimiento de sus operaciones, las cuales incluyen hoy con cuatro líneas de pintura en polvo y dos más de E-coat. Amante de los retos, a González le gusta atender a los clientes que le piden trabajos difíciles.

PFMX: ¿Cómo se inició en la industria de acabados?

RG: Trabajé para una empresa que tenía una coinversión con capital danés. Hacíamos estantería y nos pidieron que usáramos la pintura en polvo electrostática. Estamos hablando de los años ochenta, entonces había algunas empresas daban el servicio, pero fuimos de los pioneros en empezar con la pintura en polvo en México.

PFMX: ¿Cuál fue su primer trabajo?

RG: Vengo de una familia de comerciantes así que nacimos detrás de un mostrador. Me tocó formar una serie de negocios para que la universidad de Nuevo León generara ingresos. A través de ellos entramos en sociedad con esa empresa danesa con el fin de producir mobiliario para bibliotecas. Estoy hablando de 1975 a 1982.

PFMX: ¿Cuál es el mejor consejo que le han dado?

RG: Cuando empecé en la industria, el entonces director de Metalsa hizo un recorrido por la empresa y me preguntó “¿qué cliente que paga la nómina?” Yo le dije que dependíamos de las ventas, y me dijo “tienes una empresa muy bonita, pero va a quebrar. Si no tienes un cliente que te permita pagar tus gastos fijos, no tienes futuro”. Y es algo que he tenido siempre presente: tener claro cómo vas a soportar tus gastos.

PFMX: ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

RG: Lo que me gusta son las cosas difíciles. Cuando llega un cliente y que dice “esto está muy difícil”, digo “eso es lo que me interesa”. Siempre pienso que, si en algún lado del mundo lo hacen, nosotros lo podemos hacer. Claro investigamos para no partir de cero, pero de ahí partimos a ser mejores.

PFMX: ¿Qué rasgos de liderazgo le han ayudado a lo largo de su vida?

RG: Principalmente, que el éxito de las empresas se debe a la gente. A la gente debemos apoyarla para que viva bien, brindarles lo que les corresponde. Por otra parte, cumplir aquello con lo que te comprometes.

PFMX: ¿Cuál es la mejor manera de mantenerse competitivo?

RG: Tenemos que mantenernos actualizados de lo que está sucediendo a nivel mundial. La tecnología está evolucionando muy rápidamente y los ciclos de vida de las empresas se van acortando por tanto cambio.

PFMX: ¿Qué organización o compañía, aparte de la suya, admira más?

RG: Admiro mucho a todas aquellas que se logran replicar y mantener sus niveles de calidad y servicio. Es algo que sigo buscando. Ése es mi reto. Trabajamos mucho en eso para en un futuro poder replicarnos.

PFMX: Cuando era niño, ¿qué quería ser de grande?

RG: Puras cosas fáciles: quería ir a la luna y ser presidente de México. Luego dije que quería ser piloto y terminé siendo contador, pero antes de terminar la carrera dije que eso no era lo mío. Me gusta, pero me gusta más todo el aspecto de ingeniería.

PFM: ¿Cuál fue su primer carro y cuál es el carro de sus sueños?

RG: El primero, un Renault 68. Hubo un momento en que me gustaba mucho un súper sport de General Motors, lo tuve y ya se me pasó la tentación.

PFM: ¿El lugar favorito donde haya vivido?

RG: La naturaleza, disfruto mucho el campo y el mar. Son lugares que me relajan y me invitan a la meditación.

  • Familia: tres hijos, una hija y mi esposa.
  • Pasatiempo: Pesca e ir de cacería, aunque no cace, nada más por los paisajes.
  • Libro favorito: Cerebro de Pan de David Perlmutter.
  • Qué escucha en la radio/auto: Noticias y al final del día música instrumental y romántica.