| 5 MINUTOS DE LECTURA

El color es clave. Obtener el color correcto en los recubrimientos en polvo

¿Qué necesitan saber los profesionales de recubrimientos en polvo sobre la gestión del color? Rik Mertens, de Datacolor, explica cómo la digitalización ayuda a ahorrar tiempo y evitar errores.
#preguntealexperto

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Pregunta: ¿Qué es la gestión del color, cómo funciona y por qué es importante para la cadena de suministro de recubrimientos en polvo?

Respuesta: El color es un factor importante en muchos sectores de la industria de pinturas y recubrimientos, y especialmente para los recubrimientos en polvo, que se aplican como polvo seco y crean típicamente un acabado más duro y resistente que la pintura líquida convencional. El polvo crece en popularidad y representa alrededor del 20% del segmento de recubrimientos, lo cual lleva a una mayor demanda de combinación de colores.

El proceso de desarrollo del color para los recubrimientos en polvo puede llevar mucho tiempo y, en ocasiones, resultar difícil, especialmente si hay errores. Debido a la complejidad del proceso de combinación de colores, la gestión del color desempeña un papel fundamental en la industria de los recubrimientos en polvo. Ahí entran en juego el software para soluciones digitales de color (como colorímetros y espectrofotómetros), la formulación y el control de calidad.

Gestión del Color 101

La gestión del color se refiere a las soluciones que miden, analizan, comunican y evalúan la información del color. Hacer uso de la solución de la gestión digital del color ayuda a los fabricantes a reducir el tiempo y el esfuerzo dedicados a la formulación y al control del color, a eliminar errores costosos y a ofrecer productos de calidad de la forma más eficiente posible. Los diferentes productos para la gestión del color se adaptan a los diferentes requisitos de la industria, pero el objetivo de la mayoría de las soluciones es medir y evaluar el color para crear y comunicar datos objetivos.

El uso de la tecnología de gestión del color ―tanto hardware, como software― es fundamental para entregar precisión de color y garantizar el rendimiento. Sin embargo, desarrollar un color para recubrimiento en polvo lleva mucho más tiempo que en otros segmentos de la industria. Por ejemplo, un color para recubrimiento arquitectónico toma unos minutos. Los fabricantes dispensan los colorantes en una base, la mezclan, agitan y aplican en el punto de venta. Si el color es incorrecto, se puede corregir fácilmente agregando colorante al lote existente. En el recubrimiento en polvo, por otro lado, se dedica una gran cantidad de tiempo a obtener el color correcto. A escala de laboratorio, desarrollar un solo color puede llevar una hora. Hay que pesar el material seco, crear una premezcla, extruir la premezcla y así sucesivamente. Es un proceso largo y, si el color es incorrecto, se necesita reiniciar todo el proceso; no es posible volver a corregir el color.

A lo largo de la cadena de suministro de recubrimientos en polvo, el uso de tecnología de gestión digital del color, como los espectrofotómetros, se está volviendo más común. Foto: Datacolor.

También hay algunos matices a la hora de medir y desarrollar el color en polvo. Por ejemplo, para los recubrimientos arquitectónicos o decorativos, a menudo se mezclan colorantes y pinturas base en el punto de venta. Las empresas de recubrimientos arquitectónicos producen las pinturas base, los colorantes y las formulaciones de color. En este modelo, la entrega de la receta de color al punto de venta es el paso crítico. Los recubrimientos en polvo son un poco diferentes. Se producen íntegramente en fábricas y se envían listos para aplicar. Las fábricas son responsables de ajustar las fórmulas, lo que hace que la medición del color precisa y eficiente desde el principio sea un paso crítico en el polvo.

Debido a esto, la velocidad y la comunicación del color son consideraciones importantes. Es fundamental que el color sea el correcto y que el cliente lo apruebe desde la primera vez. La mayoría de los laboratorios de color ya tienen algún tipo de equipo de gestión del color, pero algunas empresas más pequeñas todavía evalúan el color visualmente. La evaluación visual del color es subjetiva y puede generar errores costosos, algo que estas empresas deberían evitar a toda costa. Con las soluciones de gestión del color adecuadas, los fabricantes pueden superar un proceso que consume mucho tiempo y recursos asociados con la obtención del color correcto.

La digitalización es clave

A lo largo de la cadena de suministro de los recubrimientos en polvo, el uso de estándares digitales y tecnología de gestión del color es más común en la actualidad. Sin soluciones de color computarizadas, a las empresas les resulta imposible responderle al mercado ni mantener una entrega de color de calidad, y pueden pasar días antes de que un fabricante se dé cuenta de que no puede igualar un color específico. Con las herramientas digitales, si el fabricante no tiene a mano las materias primas adecuadas para lograr un color específico, lo sabrá de inmediato y ahorrará tiempo y dinero.

Los avances en la tecnología digital han simplificado la comunicación del color digital en toda la cadena de suministro. Sin una base de datos digitalizada que pueda usarse para ofrecer predicciones precisas de fórmulas computarizadas, los fabricantes terminan por administrar el color de forma manual y seleccionar potencialmente materias primas más caras para comenzar el proceso de desarrollo del color.

Los grandes fabricantes de recubrimientos en polvo tienen diferentes fábricas y laboratorios en todo el mundo. Por motivos de eficiencia, estas empresas se esfuerzan en equilibrar la carga de trabajo y trasladan la producción de una fábrica a otra. Las empresas no quieren perder tiempo haciendo coincidir repetidamente los mismos colores en diferentes sitios, por lo que centralizar la combinación de colores y la comunicación es clave. Todas las fábricas y laboratorios necesitan acceder a estos datos básicos, algo que es posible gracias a las bases de datos digitalizadas. La comunicación digital de color centralizada ayuda a los usuarios a cambiar rápidamente la producción de un sitio a otro entre diferentes fábricas de recubrimientos en polvo.

Ejemplo de un dispositivo portátil de medición de color. Foto: Datacolor.

La tecnología también evoluciona para satisfacer las necesidades de la industria. Con la introducción de dispositivos portátiles sofisticados de medición de color, las empresas ahora pueden medir un color y recibir inmediatamente una coincidencia en una carta de colores que se encuentre dentro de la estructura del producto. A partir de ahí pueden recibir rápidamente los costos del trabajo de los laboratorios, lo que a su vez permite un mayor volumen de ventas.

El proceso de coincidencia de colores en el recubrimiento en polvo es complejo, por lo que la gestión del color, específicamente la gestión digital del color, desempeña un papel fundamental en la industria. La gestión digital del color permite una mayor precisión de las predicciones del color en polvo, por lo que, idealmente, las fábricas pueden pasar de la predicción de la fórmula del color directamente a la fabricación con poco o ningún error, lo que finalmente ahorra tiempo y dinero. La gestión del color es importante para el recubrimiento en polvo y brinda a los fabricantes confianza en la calidad de su color desde el proveedor hasta el cliente.

Acerca del autor

 

Rik Mertens 

Es el gerente de aplicaciones globales de Datacolor y tiene más de treinta años de experiencia en la industria del color.

CONTENIDO RELACIONADO