| 2 MINUTOS DE LECTURA

Cómo prevenir la desgasificación de las piezas de fundición de hierro

Verney Denerville de TIGER Drylac describe el procedimiento utilizado para mitigar la desgasificación de las piezas de fundición de hierro.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Pregunta: ¿Cómo puedo prevenir los defectos causados por la desgasificación de las piezas de fundición?

Si los gases no se expulsan del metal antes del recubrimiento en polvo, pueden ocurrir problemas como golpes, burbujas y agujeros. Foto: TIGER Drylac

Respuesta: Las superficies de metal fundido, como el hierro, el acero y el aluminio, no siempre son indulgentes en el mundo del recubrimiento en polvo. Estos metales atrapan bolsas de gases, aire y otros contaminantes dentro del metal durante el proceso de fundición. Los talleres deben expulsar estos gases e impurezas del metal antes de aplicar el recubrimiento en polvo.

El proceso de liberación de gases o contaminantes atrapados se denomina desgasificación. Si un taller no libera el gas de manera adecuada, problemas como protuberancias, burbujas y poros conducirán a la pérdida de adhesión entre capas y a reprocesos. La desgasificación tiene lugar al calentar el sustrato, lo cual hace que el metal se expanda y expulse los gases atrapados y otras impurezas. Es esencial tener en cuenta que los gases o contaminantes atrapados dentro del sustrato también se liberan durante el proceso de curado del recubrimiento en polvo. Además, los gases pueden liberarse durante el proceso que se utilizó para moldear el sustrato (tipo vertido de arena o matriz).

La industria emplea los siguientes pasos para mitigar la desgasificación de la fundición de hierro:

  • Los operadores deben fijar la temperatura del horno un poco más alta que los parámetros de curado normales, pero no por encima de 450 °F. Las piezas en un horno ajustado entre 400 °F y 420 °F deben tener un tiempo de permanencia de 45 a 50 minutos, según el calibre del sustrato (quemado) y el tiempo que tarda el sustrato en alcanzar la temperatura.
  • Después de sacar las piezas del horno, los operadores deben dejarlas enfriar antes de comenzar la preparación de la superficie (proceso de granallado) con arena o perdigones de acero. Es fundamental asegurarse de que el metal esté frío durante este paso para evitar que el material abrasivo se adhiera a los poros de los metales expandidos.
  • Para mayor seguridad, las piezas se pueden volver a colocar en el horno con el fin de quemarlas después de la preparación de la superficie.
  • Una vez logrado el perfil adecuado para la adherencia del polvo, los operadores pueden usar aire a alta presión para eliminar cualquier residuo del abrasivo.
  • Finalmente, los operadores pueden utilizar primers espe­ciales y recubrimientos de capa superior formulados para contribuir a la desgasificación durante el proceso de curado (como el primer OGF y el recubrimiento superior OGF, de TIGER Drylac).

Además, hay productos —por ejemplo, un aditivo OGF— que se pueden mezclar en seco con recubrimientos en polvo en sitio para ayudar a este fenómeno. Cuando se trata de recubrimientos en polvo para metales fundidos, estos pasos pueden ser complicados y requerirán más tiempo. Sin embargo, este pequeño tiempo extra equivale a una fracción del tiempo que tomaría el retrabajo y comenzar todo el proceso de nuevo. Si bien no es una solución infali­­ble, el uso de este proceso, junto con primers y recubrimientos de capa superior especialmente formulados, puede ayudar a mitigar los problemas de desgasificación.

Acerca del autor 

 

Verney Denerville

Verney es un especialista de TIGER Drylac en el campo de aplicación. Visite: www.tiger-coatings.com

CONTENIDO RELACIONADO