| 2 MINUTOS DE LECTURA

Col-Met convierte la iluminación LED en estándar para las cabinas de pintura

Las luces LED están disponibles para cabinas de líquido y polvo, ofreciendo una mayor eficiencia energética y un color más vibrante y verdadero.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La empresa Col-Met Engineered Finishing Solutions de Rockwall, Texas, siempre ha ofrecido iluminación LED como actualización opcional para sus cabinas de líquido y polvo; pero desde noviembre de 2019, la compañía comenzó a cotizar los trabajos nuevos con iluminación LED como estándar para todas sus cabinas y también ofrece kits de reacondicionamiento para cabinas que todavía utilizan iluminación fluorescente.

La compañía analizó los muchos beneficios para el usuario final de la iluminación LED y decidió que tenía sentido ofrecerla como estándar. “Es parte de nuestro programa continuo de ingeniería de valor”, comenta Trey Peavy, gerente de productos de filtración RP de Col-Met. “Siempre estamos buscando formas de ahorrar dinero a los clientes o mejorar sus aplicaciones y procesos”.

La iluminación LED ofrece una variedad de beneficios que comienzan con un menor consumo de energía, en comparación con las luces fluorescentes típicas. Esto se debe a que las LED son fuentes de luz “direccionales”, lo que significa que emiten luz en una dirección específica, a diferencia de las luces incandescentes y CFL, que emiten luz y calor en todas direcciones. Las lámparas LED pueden usar la luz y la energía de manera más eficiente en una multitud de aplicaciones.

También se necesitan menos luces LED para lograr el brillo deseado del requisito de iluminación. La producción de un dispositivo fluorescente es de aproximadamente 6,000 lúmenes y requiere 134 vatios de energía, según Peavy. Con la misma potencia, una lámpara LED ofrecería alrededor de 20,000 lúmenes. Eso significa que la eficiencia energética de una luz LED es más del doble que la de una luz fluorescente y, por lo general, puede ofrecer un ahorro de energía de 40 a 50 por ciento con la misma o mejor salida de luz.

Las luces LED también duran más. Una luz fluorescente típica tiene una vida esperada de 2,000 a 10,000 horas en comparación con una LED, que puede variar entre 50,000 a 100,000 horas.

Una ventaja para los revestimientos líquidos y en polvo es que las luces LED proporcionan un color más vibrante y verdadero. Las luces LED ofrecen un espectro de color más completo para una mejor combinación de colores, que es un elemento importante en muchas aplicaciones en líquido y en polvo.

La salida de iluminación también permanece constante por más tiempo. Las bombillas fluorescentes comienzan a deteriorarse tan pronto como se empiezan a usar, lo que da como resultado temperaturas más frías que las diseñadas y una reducción en la producción de iluminación. Las luces LED no se deterioran.

Las luces LED vienen en configuraciones estándar de salida de 4, 8 y 12k lúmenes. No todas las luces LED son iguales. Col-Met utiliza verdaderas luces LED que incluyen una placa de controlador y diodo LED. “Hay algunas compañías que ofrecen soluciones LED, que básicamente encapsulan las LED en un tubo fluorescente y luego los instalan en lámparas fluorescentes convencionales que usan un balastro”, dice Peavy. “Aunque obtienen iluminación LED, hay una reducción mínima en el uso de energía”.

 

Visite colmetsb.com.

CONTENIDO RELACIONADO