| 2 MINUTOS DE LECTURA

Manuel Álvarez Bermejillo, fundador de Galvanizadora de Occidente, in memoriam

El empresario Manuel Álvarez Bermejillo, fundador de la empresa Galvanizadora de Occidente, falleció en su ciudad natal, Guadalajara. Desde PFM le rendimos un pequeño homenaje.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Manuel Álvarez Bermejillo, fundador de Galvanizadora de Occidente.

Con profunda tristeza nos enteramos del reciente deceso del empresario Manuel Álvarez Bermejillo, pionero de la industria de acabados mexicana, quien hace 57 años fundó en la ciudad de Guadalajara la empresa Galvanizadora de Occidente (mejor conocida como GDO), una de las firmas con mayor éxito y tradición dentro de la industria de acabados del país.

Con el paso del tiempo, GDO dio pie al desarrollo de otras cuatro empresas del giro metalmecánico y automotriz, las cuales dan empleo a cerca de 1,200 colaboradores. En la actualidad, GDO es dirigida por su hijo, Marcelo Álvarez, quien espera continuar con el legado de casi 60 años que dejó su padre.

Álvarez Bermejillo fue un emprendedor visionario, que con solo 21 años de edad entendió el potencial que tenían los acabados para la industria nacional. Products Finishing México tuvo el gusto de platicar con él en 2019, y en esa entrevista contó que comenzó a trabajar en los acabados porque su hermano estaba en esta industria, pero se fue de viaje, y lo dejó encargado el despacho. “Yo estudiaba para ingeniero químico, estaba en el primer año, y así empecé como vendedor técnico”.

Pero ese no fue el primer trabajo de Álvarez Bermejillo, pues desde niño colaboraba en la botica, propiedad de su padre. “Desde los 10 años trabajaba los sábados y me pagaban 5 pesos diarios, y los ahorré para comprarme una bicicleta de 50. Ahí me ponían a las órdenes de los encargados y aprendí a llegar puntual porque el día que llegué tarde así me pusieron. Aprendí a obedecer y a preguntar si no entendía”, nos dijo entonces.

Sin haber terminado aún sus estudios universitarios, este empresario inició su empresa cuando un amigo le dijo que se necesitaban galvanizadores para unas torres de alta tensión, y ambos se aliaron para poner en marcha un plan de negocios. “Vamos viendo de cuánto y de a cómo”, se dijeron, “y pues nada, sacamos las cuentas y sí se veía bien… y pues, vendí mi coche nuevo para entrarle al negocio, y pusimos la Galvanizadora de Occidente”, recordó en 2019.

Algo que caracterizó a Álvarez Bermejillo fue su espíritu generoso, el cual lo llevó a apoyar tanto a sus empleados como a otros empresarios del ramo. En diversas entrevistas, algunos nos han compartido anécdotas en las que este empresario llegó a enviar a sus ingenieros para ayudarles a mejorar sus procesos. De igual forma, este empresario nos compartió que muchos de sus empleados “entraron de 'canchanchanes' y ahora ya son ingenieros”, algo que lo llenaba de satisfacción.

Su sentido del humor y su intuición para enfrentar los problemas de la vida, son también parte de su legado. En 2019, al recibir un reconocimiento por parte de AMAS, Álvarez Bermejillo dijo: “A los 77 tantos años voy a las líneas de producción, y siempre hay cosas que aprender, y por ahí el que me sale con que ‘ya lo sé todo’, lo corro, así que: ánimo, muchachos, y a cromar como Dios manda.”

Que en paz descanse, el empresario, amigo, padre y abuelo, Manuel Álvarez Bermejillo.

CONTENIDO RELACIONADO