Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon
Teknos

Proceso de recubrimiento en polvo a partir de material reciclado. Foto: Teknos.

El fabricante de recubrimientos Teknos desarrolla investigación para encontrar nuevas fuentes industriales que puedan proveer materias primas para la fabricación de recubrimientos.

“Actualmente estamos investigando el uso de materias primas secundarias en muchos grupos de productos. Las materias primas de origen biológico ya se utilizan en varios productos”, comentó Laura Kosonen, gerente de producto de Teknos, para el portal Coatings World.

Entre las materias primas secundarias que investiga Teknos se encuentran productos al final de su ciclo de vida como flujos secundarios industriales de los que se pueden separar las materias primas para los recubrimientos.

El principio de una economía circular es simple: los desechos de un hombre son la materia prima de otro. De esta manera, los socios de Teknos son actores clave como productores de materias primas.

Investigación para hallar materias primas alternativas

La investigadora Kosonen hizo su tesis de maestría en la Universidad de Aalto sobre materias primas secundarias de base biológica y ese trabajo fue encargado por Teknos. Antes de su puesto actual, ella trabajó en Teknos como especialista en I + D en medio ambiente.

En su tesis, Kosonen estudió y probó diferentes flujos laterales industriales como materias primas secundarias, por ejemplo, el uso de calcinato (óxido de hierro) como pigmento rojo en recubrimientos. También exploró el uso de polvo de vidrio y yeso como rellenos de revestimiento. Asimismo, Teknos ha realizado otras investigaciones sobre el uso del polvo de vidrio como materia prima para productos de recubrimientos industriales.

“En nuestro equipo global de I + D Inno, estudiamos, por ejemplo, el uso de polvo de caucho triturado reciclado en revestimientos flexibles y antideslizantes”, explicó Kosonen. “El polvo de caucho se originó a partir de neumáticos de automóvil reciclados”.

También se están realizando investigaciones para minimizar y utilizar mejor los desechos y las fuentes secundarias de la propia producción de Teknos que se están eliminando actualmente. “Estamos explorando junto con nuestro socio formas de mejorar la eficiencia material de nuestros procesos de producción”, dijo.

En Teknos, la eficiencia del material ya se mejora, por ejemplo, al ahorrar el excedente de un lote de fabricación y usarlo en la producción del siguiente lote, en lugar de su eliminación.

En la actualidad, Teknos participa en múltiples proyectos de innovación con las universidades, por ejemplo, para encontrar formas de utilizar la pulpa. Teknos participó en el proyecto ReCompose, facilitado por VTT Technical Research Center of Finland Ltd, Lappeenranta-Lahti University of Technology LUT y Finnish Environment Institute, en el que se estudiaron los residuos de recubrimiento en polvo de Teknos como materia prima para nuevas soluciones de materiales compuestos.

Nuevos modelos para generar materias primas

Los modelos prefabricados de economía circular no pueden aplicarse directamente a la industria de los revestimientos, explica Kosonen. En la selección de materiales, por ejemplo, debe tener mucho cuidado.

“El revestimiento es un producto de alta tecnología y los materiales utilizados en él deben cumplir estrictos requisitos de propiedades técnicas, así como el contenido de sustancias químicas peligrosas. En consecuencia, rara vez es posible utilizar flujos laterales como tales. La industria aún no cuenta con recursos especializados para procesar materias primas secundarias interesantes. Existe un mercado para un actor que haría avanzar el procesamiento de los flujos secundarios de la industria química”.

Kosonen también señala que, en ocasiones, cumplir con la legislación química de la Unión Europea es un reto cuando se trata de materias primas secundarias. Esto sucede porque la legislación exige que los fabricantes e importadores conozcan e informen sobre la composición exacta de sus productos y minimicen la concentración de sustancias químicas peligrosas en ellos. El uso seguro de los productos también debe comunicarse a lo largo de toda la cadena de suministro.

“Para poder cumplir se requiere que conozcamos la composición exacta de todas las materias primas utilizadas en nuestros productos, que ya son mezclas complicadas en sí mismas”, comenta Kosonen.

CONTENIDO RELACIONADO