30/06/2020 | 3 MINUTOS DE LECTURA

Protocolos sanitarios frente al COVID-19 permiten continuar la actividad productiva del sector automotriz

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Ante posibles contagios en centros de trabajo se cuenta con una serie de acciones que permiten atender dicha situación sin necesidad de parar la actividad, señalan especialistas.

En videoconferencia de prensa, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), la Industria Nacional de Autopartes (INA), la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) refirieron que si hay casos de COVID-19 en los centros de trabajo de la industria automotriz, los protocolos sanitarios incluyen las medidas necesarias para atender la situación.

Luego de que se diera a conocer que trabajadores de la planta de Ford en Hermosillo, Sonora, resultaron positivos a COVID-19, Fausto Cuevas, Director General de AMIA, comentó que esta situación estaba considerada en los protocolos sanitarios que fueron aprobados por el IMSS.

“No íbamos a poder evitar al 100% el contagio al momento de reanudar actividades; sin embargo, no quiere decir que no se hayan previsto una serie de acciones que nos permitan justamente atender esa situación sin la necesidad de que sea cerrada nuevamente la actividad productiva”, indicó Cuevas.

El especialista recordó que durante el mes de mayo y mediante acuerdos con la autoridad sanitaria se incluyó a la industria automotriz como actividad esencial para la economía y se empezó un proceso de la mano del IMSS para llevar a cabo el registro de los protocolos sanitarios para las empresas del sector.

“Este protocolo no fue sencillo, pero finalmente puedo decir que a la fecha todas las empresas afiliadas a la AMIA han obtenido la aprobación de sus protocolos sanitarios por parte del IMSS y con esto han podido reiniciar actividades, con excepción de las empresas que se encuentran en el estado de Puebla, donde se convino que no reanudarían actividades las empresas hasta después del 15 de junio”, señaló Cuevas.

Por su parte, Oscar Albín, Presidente Ejecutivo de INA, indicó que habrá contagios en diversos sitos, no solamente dentro de las industrias: “no debemos satanizar el tema de que una planta identifico un contagio; pero si es muy importante que lo hayamos identificado. Eso quiere decir que estamos siguiendo los protocolos de prevención y detección”.

El directivo dijo que lo importante es que una planta automotriz identifique a una persona con COVID-19: “hay que aplaudirle porque lo pudo aislar y probablemente salvarle la vida. Es todo lo contrario a lo que muchos piensan acerca de que la industria está poniendo en riesgo a sus trabajadores, estamos salvando vidas al poder identificar a cualquier persona que ingrese a nuestras instalaciones con COVID-19 o con síntomas equivalentes”.

Al respecto, Miguel Elizalde, Presidente Ejecutivo de la ANPACT, dijo que se están cumpliendo al máximo todos los protocolos en la industria y refirió que si hay algún caso los protocolos ya incluyen todas las medidas que se deben atender

“Una parte fundamental es la capacitación, constantemente tienes que estar recordando a los colaboradores todo lo que tienen que cumplir. Muchas de esas medidas llegaron para quedarse”, comentó Elizalde.

Pronósticos para la industria

Durante la videoconferencia, Fausto Cuevas dijo que en materia de producción de vehículos ligeros se estima que, con la información disponible, se presentará una caída para este rubro de entre el 28% al 30%.

“Y en cuanto a las exportaciones es una situación muy similar, podríamos estar considerando que la caída será del 30 al 33%”, agregó.

Sin embargo, refirió que es necesario revisar con detalle que es lo que sucederá en los próximos meses respecto a la gradualidad con que ha reiniciado la producción.

Por su parte, Oscar Albín dijo que en 2019 la producción de autopartes tuvo cifras récord al llegar a 97,834 millones de dólares, en tanto que este año será de aproximadamente 66,000 millones de dólares: “basados en la recuperación de los volúmenes en el segundo semestre en la fabricación de automóviles en Norteamérica. Esto nos llevará a que al final del año tengamos una caída del 32%. Esperamos que estas cifras se recuperen para el siguiente año”.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados