| 1 MINUTOS DE LECTURA

Avances y retos de la industria de acabados mexicana: charla con Renato Villaseñor, director de Galnik

Esta es la primera de dos partes de una entrevista con el director de Galnik, Renato Villaseñor, donde habla de los cambios positivos que ha experimentado la industria de acabados nacional, así como de los retos para mejorar su competitividad.

Compartir

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon


Products Finishing México inaugura la serie Charlas Inacabadas, con una entrevista en video con Renato Villaseñor, director de la empresa Galnik de Querétaro, quien lleva más de tres décadas enfocado en la aplicación de acabados principalmente para el sector automotriz.

En esta conversación, Villaseñor habla de los que considera que son los principales cambios que ha vivido la industria mexicana de acabados en los últimos 30 años, así como los retos que ésta debe enfrentar para mejorar su competitividad a nivel global.

Entre los aspectos positivos para la industria del país, el empresario resalta la presencia de una variedad de actores clave. “Hoy día todos los jugadores a nivel mundial tienen presencia en México; o están en México o tienen representatividad en México. Y estamos hablando de equipo, de materias primas, de procesos... Eso realmente nos ayuda a incrementar la competitividad y, lógicamente, la competencia siempre nos ayuda a ser mejores, siempre nos ayuda a ser más eficientes”, señaló.

Otro cambio positivo que subraya este empresario es la diversificación de mercados. “En México el sector aeroespacial ha tenido un crecimiento muy interesante, vehículos ligeros ha crecido bastante; vehículos pesados también lo ha sido, pero también en general las autopartes, el mercado ferretero. También el mercado de iluminación y, en general, el sector industrial. El sector de plásticos, no se diga el sector energético. Entonces podemos ver que hubo un cambio positivo”.

Entre los retos que aún debe enfrentar la industria mexicana de acabados, Villaseñor enumera: la creación de tecnología propia en el país, el desarrollo de conocimiento, el desarrollo de procesos sustentables y el avance de la economía circular, así como la mejora en la infraestructura de laboratorios y en la vinculación de la industria con las universidades.

“Cada vez hay más laboratorios en México, pero todavía para algunas pruebas o validaciones, tenemos que recurrir al extranjero, a algunos laboratorios de pruebas específicas. Eso también nos ayudaría a acortar los tiempos a la investigación y desarrollo”, dijo, y agregó que: “si nos ponemos a trabajar con las nuevas generaciones, los que hoy día son retos, los podríamos solucionar de manera muchísimo más fácil”.

CONTENIDO RELACIONADO