03/12/2019 | 3 MINUTOS DE LECTURA

Aeroespacial, una industria con enorme potencial para México: FEMIA

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

La industria aeroespacial en México ha crecido más de 14% anual y puede crecer todavía mucho más, señaló Luis Lizcano durante el Mexico Aerospace Forum.

La industria aeroespacial mexicana ha crecido a tasas por encima de 14% anual en los últimos 10 años y, en el caso de México, este crecimiento se ha centrado en aplicaciones civiles y comerciales, a pesar de que esta industria tiene mayormente aplicaciones en el área de defensa. Así lo dijo Luis Lizcano, Director Ejecutivo de FEMIA, durante el Mexico Aerospace Forum que tuvo lugar el 27 de diciembre en la Ciudad de México.

El directivo de FEMIA recordó que a industria aeroespacial mexicana comenzó a crecer a principios del año 2000, cuando algunas empresas eligieron a nuestro país para establecer sus operaciones, como sucedió con Bombardier y otras empresas como Zafran, Cessna, Beechcraft y Gulfstream, por mencionar algunas.

En la actualidad, existen en México 368 instalaciones industriales que realizan manufactura aeroespacial de acuerdo con el censo hecho por FEMIA a principios de 2019. México ocupa el lugar número 12 en el escenario mundial de esta industria, con 2% de participación. “Es poco, pero eso nos da la pauta para ver el gran potencial que hay en esta industria”, apuntó Lizcano.

De acuerdo con la FEMIA, en el país hay cinco regiones con desarrollos en aeroespacial, que son: Baja California, Sonora, Chihuahua, Nuevo León y Querétaro, pero se trata de “una fotografía de una película que está en movimiento”.

“Un común denominador que vemos en cada una de estas regiones donde ha habido desarrollo es que hay un proyecto de educación especializado, de preparación de talento para el sector aeroespacial. Para las regiones que no están, ahí les doy un tip: la cosa no es dar los grandes incentivos ni terrenos, esta industria es eminentemente de habilidades y de conocimiento, en la medida en que estemos preparados, en esa medida podremos crecer”, sostuvo Lizcano.

Según el directivo, parte del éxito de México ha sido poder atraer a una buena cantidad de OEMs y Tier 1 de la industria, “pero nos faltan los Tier 2 y los Tier 3. Nos faltan los subTiers y esto significa que hay una oportunidad muy importante en México. Y el que pega primero, pega dos veces, así que los primeros que se metan serán los empresarios que van a tener los mejores beneficios en la industria”, afirmó.

Recordó también que la industria aeroespacial es eminentemente global “y estamos montados en una ola de un mercado muy demandante”. De acuerdo con los pronósticos de las OEMs, en los próximos 20 años la industria global deberá construir de 40 a 44 mil nuevos aviones, lo que equivale a construir el doble de la flota que está hoy en circulación en el mundo. “Es un volumen bestial. Si accediéramos solamente al 1 % de esta cantidad sería suficiente para tener una base de mantenimiento gigantesca”, comentó.

El vocero de FEMIA explicó que este organismo cuenta con un Programa Nacional de Desarrollo de Proveedores, que apoya a las empresas mexicanas dispuestas a entrar a esta industria, para que entiendan su modelo de negocios.

“Tenemos identificada una bolsa de 634 millones de dólares en compras, y hemos logrado 16 proveedores con 37 millones de dólares. No está mal, considerando que estamos en la tercera fase, pero sí vemos problemas de estar listo, y para eso estamos diseñando un plan de evaluación de empresas”.

Señaló que FEMIA trabaja con las empresas para hacer evaluaciones antes de que las evalúen las empresas compradoras, y buscan alistar aquellos factores que todavía no han sido afinados en las empresas.

Entre las lecciones aprendidas de FEMIA durante este trabajo, han identificado aspectos como: la falta de certificaciones (AS 9100 y NADCAP, entre otras), la falta de experiencia con aleaciones específicas o bajos indicadores de KPIs al interior de las empresas. Otras áreas de mejora son la lentitud en la respuesta, la presencia de maquinaria o equipos lentos y obsoletos, la falta de capacidad para nuevos negocios, o fallas en modelos de costeo y cotización.

“El potencial es gigantesco”, afirmó Lizcano, “si tan sólo nos moviéramos al 5% estaríamos duplicando las exportaciones del sector. Yo veo a México como una gran región aeroespacial. Hay una tremenda oportunidad en México y debemos explotarla”.

El directivo recordó que a lo largo de este año FEMIA ha convocado a los seminarios Sé un Proveedor Aeroespacial, uno de los cuales tuvo lugar recientemente en Monterrey, y otro se realizará el 22 de enero de 2020 en la Ciudad de México, e invitó a las empresas de la región centro del país a asistir.