08/01/2020 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Uber y Hyundai se alían para crear taxis voladores

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Durante el CES, en Las Vegas, Uber y Hyundai presentaron un taxi volador que podría transformar los viajes compartidos.

Durante el Consumer Electronics Show en Las Vegas 2020 (CES), el evento de tecnología de consumo más grande del mundo, las empresas Uber y Hyundai presentaron un taxi volador que podría transformar los viajes compartidos.

Las compañías mostraron un modelo de vehículo volador eléctrico de cuatro asientos que, dijeron, algún día podrá ser solicitado para hacer viajes a través de la aplicación de Uber, reportó Matt McFarland del portal web CNN Business.

“Hyundai es la primera compañía automotriz en unirse a la iniciativa Uber Elevate, brindando capacidad de fabricación a escala automotriz y un historial de vehículos eléctricos de producción en masa. El concepto de vehículo aéreo que Hyundai lanzó fue creado en parte a través del proceso de diseño abierto de Uber, un enfoque inspirado en la NASA que impulsa la innovación al lanzar públicamente conceptos de diseño de vehículos para que cualquier compañía pueda usarlos para innovar sus modelos de taxi aéreo y tecnologías de ingeniería”, señaló Hyundai en un comunicado.

Según un portavoz de esta empresa, el primer prototipo estará listo hasta 2023. Un piloto humano volará el taxi aéreo hasta que las compañías finalicen el software para controlarlo de manera autónoma.

Hyundai es la última gran compañía en anunciar que trabaja en el desarrollo de un taxi volador para hacer viajes por ciudades y suburbios. El prototipo de automóvil volador de Boeing realizó su primer vuelo autónomo en 2019 en un pequeño aeropuerto a las afueras de Washington D.C.. Por su parte, el cofundador de Google, Larry Page, ha invertido en varias startups pequeñas, incluidas Kitty Hawk y Opener, que están desarrollando tecnologías de automóviles voladores, afirma McFarland.

En octubre pasado, Hyundai designó a Jaiwon Shin, antiguo administrador de la NASA, para dirigir su recién creada división de taxis aéreos. Uber, socio de Hyundai en este proyecto, dijo que espera tener una red de taxis aéreos en 2023, y por lo que ya se ha asociado con el fabricante de helicópteros Bell y el fabricante aeroespacial brasileño Embraer. No obstante, para varios expertos la estimación de la empresa les parece agresiva.

De acuerdo con William Crossley, profesor de la Universidad de Purdue que investiga el diseño aeroespacial: “Si las cosas van bien, ciertamente será plausible [el auto volador] en los próximos 10 años”.

Entre los obstáculos que habrá que sorterar está la creación del software para volar con seguridad los taxis aéreos, además de determinar el diseño correcto del vehículo. Las baterías que alimentan los taxis aéreos también deberán ofrecer un alcance mejor que el disponible actualmente y, por si fuera poco, las empresas tendrán que demostrar que los viajes en taxi aéreo pueden ser un negocio viable.

Sanjiv Singh, profesor de la Universidad Carnegie Mellon y CEO de Near Earth Autonomy, una startup que desarrolla software para taxis aéreos, no espera que sean viables hasta que estén volando de forma autónoma. Es costoso pagarle a un piloto humano, dijo, y las compañías pueden ser más rentables si pueden meter a otro pasajero en el taxi aéreo.

Además de esos desafíos, la Administración Federal de Aviación deberá certificar los vehículos, un proceso que podría llevar años. Hyundai y Uber aún no han completado un vuelo de prueba del nuevo vehículo.

Singh, quien trabajó en automóviles autónomos antes de cambiar a taxis aéreos, dice que los vehículos autónomos que vuelan son más fáciles de desarrollar en algunos aspectos. “Cuando vuelas, mantente alejado de todo”, dijo Singh. “No tienes que averiguar si es un arbusto seco que rueda o una maleta en la calle”.

 


Recursos