14/08/2020 | 1 MINUTOS DE LECTURA

Tratamiento innovador evita la propagación de bacterias a través de superficies metálicas

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Un tratamiento innovador a base de péptidos  antimicrobianos naturales crea una superficie capaz de matar las bacterias.

antimic

En esta imagen el aumento del color púrpura muestra la liberación de péptidos. Foto: Purdue University.

Investigadores de la Universidad de Purdue crearon un tratamiento para infundir una superficie de metal endurecido con péptidos antimicrobianos naturales. La superficie resultante tiene la capacidad de matar las bacterias que intentan adherirse a ella.

“Al crear una superficie de metal oxidado con grietas de un nanómetro de ancho y un micrómetro de profundidad, se pueden infundir péptidos en esas grietas microscópicas con un simple proceso húmedo”, explicó David Bahr, director y profesor de ingeniería de materiales en Purdue, quien lidera el equipo. “Como beneficio adicional, el proceso puede colorear varios metales, ofreciendo una indicación visual de cuándo la superficie ya no es antimicrobiana”.

Bahr dijo que esta tecnología se aplica principalmente al procesamiento de alimentos y las superficies donde se realizan cortes, las cuales son especialmente vulnerables al crecimiento y la adherencia de bacterias dados los materiales y diseños de la superficie.

“Nuestra tecnología puede ayudar a garantizar que si una instalación de procesamiento de alimentos cortara verduras para ensalada, las bacterias no se transferirían de una superficie contaminada a una herramienta de corte”, señaló Bahr. “Cuando se usa junto con el lavado de alimentos y otras manipulaciones seguras, esto debería permitir menos brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos”.

En pruebas preliminares se verificó que las superficies tratadas ofrecen propiedades antibacterianas a diferencia de las superficies no tratadas. El material almacenado en las grietas se libera con el tiempo, lo que genera tiempos prolongados de protección antimicrobiana.

Un aspecto interesante es que el proceso de oxidación del material crea un coloreado óptico que genera un indicador visual simple de desgaste o degradación en el desempeño antimicrobiano. El proceso se ha demostrado en acero inoxidable y titanio, y es aplicable a una amplia gama de aleaciones de metales comerciales.

El equipo trabajó con la Oficina de Comercialización de Tecnología de la Purdue Research Foundation para patentar la tecnología, y los creadores buscan socios para comercializarla.