23/06/2020 | 4 MINUTOS DE LECTURA

Los recubrimientos metálicos pueden contribuir a detener el COVID-19: investigadores

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Los recubrimientos en aerosol de cobre y óxido de titanio pueden ayudar a retrasar la propagación de COVID-19, señala la Red Green-SEAM de Canadá.

Una red de investigación de Canadá, con sede en Concordia University, está lista para hacer que las superficies de trabajo sean más seguras para el personal de primera línea. En estos días, todos lo pensamos dos veces antes de tocar el carrito de compras o el picaporte de una puerta.

El virus que causa COVID-19 puede vivir por hasta tres días en muchos materiales de las superficies (plástico, acero inoxidable, aluminio y otros metales, madera, vidrio). Por ello, la Red Green-SEAM (Ingeniería de Superficie para Fabricación Avanzada, por sus siglas en inglés), con sede en Concordia University, está avanzando para promover recubrimientos metálicos y cerámicos antivirales como una forma de frenar la transmisión del virus.

“Sabemos que el cobre y el óxido de titanio se activan para matar bacterias y virus, por lo que son materiales efectivos para rociar sobre las superficies para combatir la propagación de COVID-19”, señala Christian Moreau, director de Green-SEAM y jefe de Canada Research en ingeniería de superficies.

“Sabemos que el cobre y el óxido de titanio se activan para matar bacterias y virus, por lo que son materiales efectivos para rociar sobre las superficies para combatir la propagación de COVID-19”.

“Tenemos una red única de expertos en ingeniería de superficies de 11 universidades de Canadá, 14 empresas industriales y laboratorios gubernamentales, incluido el Consejo Nacional de Investigación [de ese país], que se especializan en materiales de revestimiento”, abundó Moreau.

Superficies recubiertas con cobre y óxido de titanio

Moreau y sus colegas de Green-SEAM saben cómo se pueden aplicar sus recursos a la pandemia. “Cualquier espacio público con grandes volúmenes de personas circulando, como hospitales, cocinas industriales, hogares de ancianos, transporte público, es vulnerable a las superficies contaminadas”, explica Moreau, quien también es director del Centro de Investigación de Ingeniería de Superficies y Spray Térmico de Concordia en la Escuela Gina Cody de Ingeniería e Informática.

“Queremos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para conectar a los trabajadores de primera línea con empresas de recubrimientos industriales y laboratorios de investigación que tengan soluciones, ya sea a corto o largo plazos. Tenemos socios que pueden acomodar la producción a gran escala, así como aplicaciones de superficies personalizadas, desde pasamanos y manijas de puertas hasta encimeras o superficies mucho más grandes expuestas a gérmenes”.

“Queremos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para conectar a los trabajadores de primera línea con empresas de recubrimientos industriales y laboratorios de investigación que tengan soluciones, ya sea a corto o largo plazos”.

La pandemia ha enfocado la experiencia colaborativa de la red. “Imagine todas las charolas de comida en un hogar de ancianos o los descansabrazos en las sillas de la sala de emergencias”, dice Simon Durham, gerente de la red Green-SEAM. “Nuestros socios están en condiciones de aprovechar las tecnologías de la red y pueden prepararse para hacer que este tipo de superficies sea menos propenso a propagar contaminantes”.

Establecida hace tres años como Red Estratégica del Consejo de Investigación de Ciencias Naturales e Ingeniería de Canadá (NSERC, en inglés), la red Green-SEAM tiene la misión de integrar a los líderes de ingeniería de superficies de Canadá en una comunidad cohesionada. Los miembros están investigando, desarrollando y desplegando soluciones de ingeniería de superficie sostenibles, innovadoras y competitivas a nivel mundial.

Una red que trabaja en todo Canadá

El trabajo reciente del profesor y miembro de Green-SEAM, Javad Mosthaghimi, de la Universidad de Toronto, ha demostrado el beneficio de los recubrimientos de cobre en los descansabrazos de las sillas de las salas de espera de los hospitales.

La red Green-SEAM respalda a los sectores económicos canadienses clave que generan empleos de alto valor y exportaciones intensivas, incluida la fabricación avanzada en el sector aeroespacial, las industrias de recursos naturales y energías renovables.

Si bien la atención médica no es uno de sus principales campos, Green-SEAM ha girado para aplicar su experiencia tecnológica en esa dirección para identificar oportunidades de recubrimiento en hospitales y clínicas.

“Somos pioneros en el desarrollo de tecnologías que garantizan prácticas y soluciones ambientalmente responsables por parte de toda la comunidad canadiense de ingeniería de recubrimientos y superficies, una comunidad que puede contribuir con su conjunto de habilidades para ayudar a aplanar la curva”, agrega Moreau.

“Nuestro enfoque principal está en estudiantes investigadores supervisados ​​por expertos universitarios, industriales y gubernamentales para preparar a la próxima generación de ingenieros de superficie y científicos para incorporar el ‘pensamiento verde’ a lo largo de sus carreras”.

Durante los últimos cinco años, los expertos de la Escuela Gina Cody han estado adaptando la estructura de tamaño nanométrico de los recubrimientos de óxido de titanio para optimizar sus propiedades fotocatalíticas y de filtración que ahora se pueden implementar por sus capacidades antibacterianas y antivirales.

“Estamos bien posicionados para desempeñar un papel contribuyente en esta pandemia”, concluye Moreau. “Actualmente estamos desarrollando proyectos para el programa COVID-19 de la Alianza NSERC para buscar soluciones innovadoras de ingeniería de superficie para combatir este coronavirus”.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados