23/03/2020 | 3 MINUTOS DE LECTURA

Plantas de autos cierran en México, Estados Unidos y Canadá por coronavirus

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Los principales fabricantes de autos en Norteamérica decidieron cerrar sus plantas de producción en la región como respuesta a la pandemia de coronavirus (COVID-19).

Los fabricantes de autos General Motors, Ford y Fiat Chrysler estuvieron bajo presión del sindicato de trabajadores del automóvil para cerrar las plantas en respuesta al brote de coronavirus, reportó este lunes el diario The New York Times.

“Con el temor de que la infección aumente entre los trabajadores de las fábricas y pocos clientes que compran automóviles, varios fabricantes de automóviles decidieron el miércoles dejar inactivas sus plantas en los Estados Unidos, Canadá y México durante al menos una semana. Las decisiones dejarán a decenas de miles de personas sin trabajo y se sumarán al creciente costo económico del brote de coronavirus”, señala.

La decisión de cerrar lasplantas dejará a decenas de miles de personas sin trabajo y se sumarán al creciente costo económico del brote de coronavirus.

Las empresas fabricantes de automóviles más grandes de los Estados Unidos (General Motors, Ford Motor y Fiat Chrysler), tomaron la decisión de cerrar sus plantas luego de que el sindicato United Auto Workers (UAW) presionara para proteger a los trabajadores. La presión creció luego de que el miércoles pasado saliera a la luz que un trabajador de una planta de camiones Ford en Dearborn, Michigan, había dado positivo por a la prueba del virus.

Otros fabricantes automotrices como Honda, Toyota y Nissan se sumaron al paro de labores en sus fábricas de Norteamérica. Este cierre obligará a cientos de empresas que producen piezas y componentes a seguir su ejemplo en los próximos días.

“Este es otro gran golpe para la economía”, dijo Patrick Anderson, presidente del Grupo Económico Anderson en East Lansing, Michigan. Si bien algunos trabajadores de estas plantas serán elegibles para el pago por enfermedad, muchos recibirán solamente una parte de sus ingresos y otros tendrán que depender del seguro de desempleo.

“Esto significará una pérdida significativa de ingresos”, comentó Anderson y agregó que los trabajadores “realmente se verán dañados si no hay algún tipo de programa sostenido para ayudarlos”.

Con 55 mil empleados registrados en la UAW, Ford dijo que aquellos con al menos un año de servicio recibirían el 75% de su salario regular a través de una combinación de beneficios de desempleo y suplementos pagados por la compañía. Por su parte, Genera Motors se encuentra negociando un plan similar con UAW, según un portavoz de la compañía.

Ford señaló en un comunicado que cerraría las fábricas después de los turnos de la noche del jueves; mientras que General Motors explicó que escalonaría sus cierres a fin de “garantizar que la producción se detenga de manera segura y ordenada”. Fiat Chrysler dijo que comenzaría a cerrar la producción el miércoles.

Las tres compañías afirmaron que dejarían sus plantas inactivas hasta al menos hasta el 30 de marzo. General Motors emplea a 47,000 empleados registrados en la UAW y Fiat Chrysler a 49,000.

Honda ofrece pago completo a sus trabajadores

El pasado miércoles, Honda anunció que cerraría sus plantas durante seis días, a partir del 23 de marzo, con planes de reiniciar la producción el 31 de marzo. La empresa afirmó que pagaría los salarios completos a sus 27,000 empleados en Norteamérica afectados por esta decisión. Por su parte, Nissan dijo a sus distribuidores que cerrará sus plantas en Norteamérica el viernes y las mantendrá inactivas hasta al menos principios de abril.

De acuerdo con datos de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos, más de un millón de personas trabajan en la fabricación de automóviles y autopartes en los Estados Unidos, y 1.3 millones trabajan para concesionarios de automóviles.

“Hemos estado tomando precauciones extraordinarias en todo el mundo para mantener seguros los entornos de nuestras plantas y los recientes desarrollos en Norteamérica dejan en claro que esto es lo correcto ahora”, afirmó la directora ejecutiva de General Motors, Mary T. Barra. La compañía también sostuvo que las ventas se habían desacelerado, tendencia que espera continuar a medida que más personas se limiten a sus hogares para evitar contraer o propagar el virus.

Según diversos concesionarios de automóviles, el tráfico en las salas de exhibición cayó bruscamente desde el martes pasado. “Tuvimos cuatro clientes que cancelaron las entregas debido al virus”, dijo Wes Lutz, propietario de Extreme Dodge en Jackson, Michigan, a unas 80 millas al oeste de Detroit. “Temen perder sus empleos”.

Lutz y otros distribuidores dijeron que los clientes todavía estaban trayendo autos para mantenimiento y reparaciones, pero los distribuidores están preocupados de que las visitas de servicio puedan disminuir pronto ya que el distanciamiento social reduce drásticamente la cantidad de millas que las personas conducen normalmente.

 

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados