15/06/2020 | 4 MINUTOS DE LECTURA

Estados Unidos debe producir más equipo médico, con énfasis en electropulido: expertos

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Los fabricantes de Estados Unidos deben prepararse para deslocalizar las operaciones de fabricación de piezas y equipos médicos con énfasis en electropulido, señalan expertos.

“La reciente crisis pandémica ha traído un llamado renovado para que se produzcan más equipos médicos en los Estados Unidos, lo que podría dar lugar a una enorme cantidad de oportunidades de manufactura industrial, incluso para los acabados de superficie que se especializan en electropulido”, señaló en un comunicado la empresa química Hubbard-Hall.

Steven Byers, PhD, economista senior de la Coalition for a Prosperous America (CPA), quien trabajó como ingeniero en la industria aeroespacial durante muchos años, señala en un nuevo informe que mudar los programas de producción de atención médica a los Estados Unidos podría generar más de 1.1 millones de empleos, al tiempo que impulsaría el PIB en $254 mil millones de dólares. Aunque la mayor parte de esto provendría de la reposición de la fabricación de equipos de protección personal (EPP), también hay un llamado para que se fabriquen cada vez más equipos médicos y suministros quirúrgicos en Estados Unidos.

“Cada vez es más evidente que externalizar la producción de grandes partes de nuestros equipos y suministros médicos a países extranjeros fue un error desastroso”, afirma el Dr. Byers. “A raíz de esto, habrá mayor determinación para traer grandes volúmenes de producción a los Estados Unidos”.

En el informe escrito por el Dr. Byers y Jeff Ferry del CPA titulado “We Need More Equipment and We Need It Now”, los autores explican que, en los últimos 20 años, las grandes multinacionales de atención médica externalizaron la producción principalmente a Asia. Según la Oficina de Censos de los Estados Unidos, este país importó $27,6 mil millones en instrumentos y piezas médicas, quirúrgicas, dentales o veterinarias en 2019, lo que representó un aumento del 406% con respecto al año 2000.

El electropulido cumple con tolerancias estrictas

Muchos de esos instrumentos y piezas médicas requieren tolerancias de fabricación precisas, dice Jeff Davis, vicepresidente senior de desarrollo y distribución de negocios en Hubbard-Hall, y esa es la razón por la que con frecuencia se requiere el electropulido para un acabado de precisión.

“El electropulido reemplaza los tratamientos mecánicos tradicionales, como el fresado, el granallado, el rectificado y el pulido”, detalla Davis. “Es un procedimiento excelente para optimizar y suavizar superficies microscópicas, y reduce las operaciones intensivas en mano de obra. Los esfuerzos de deslocalización de esa producción podrían ser un verdadero impulso para los talleres de acabado que no tienen el proceso en su línea y quieran comenzar a ofrecerlo para obtener nuevos negocios”.

“Los esfuerzos de deslocalización de esa producción podrían ser un verdadero impulso para los talleres de acabado que no tienen el proceso en su línea y quieran comenzar a ofrecerlo para obtener nuevos negocios”.

Mike Valenti, gerente de productos de Hubbard-Hall para limpiadores y preparación de superficies no ferrosas, explica que el electropulido es un tratamiento anódico de piezas que están completamente sumergidas en un electrolito ácido especial. Agrega que los equipos auxiliares, tales como buses, calentadores, barras anódicas y catódicas, rectificadores de corriente y agitación, son todos similares a los utilizados en la galvanoplastia tradicional.

“Es esencialmente una corrosión controlada y acelerada de la pieza”, dice Valenti. “Pero puede ser complicado para algunos proveedores de acabados que pueden no tener experiencia en el proceso de electropulido. Se pueden lograr resultados óptimos con los parámetros de operación tradicionales de corriente, tiempo y temperatura, pero los operadores deben prestar mucha atención a la química del baño, al rack, al posicionamiento y a la distancia entre el cátodo y la parte”.

Pulido y desbarbado en un solo paso

A medida que la corriente pasa a través de la pieza durante el electropulido, el metal se disuelve de la superficie a una velocidad que depende de la densidad de corriente aplicada, así como de la temperatura del electrolito. Valenti dice que el metal se elimina más rápidamente de los puntos altos de la superficie del metal, lo que produce el efecto de suavizar y aclarar la superficie del metal. Esta tasa de eliminación de metales preferencial también permite que el proceso de electropulido se utilice de manera efectiva para el desbarbado de metales al eliminar rebabas de la superficie, la piel misma de la superficie y mediante la formación de una película de óxido anódico, lo que aumenta la resistencia a la corrosión y la pasividad del metal, además de servir para reducir el estrés y las tensiones superficiales.

Ryan Catania, ingeniero de servicio técnico de Hubbard-Hall, que se especializa en electropulido y trabaja con muchas de las principales operaciones de acabado en Norteamérica, dice que el proceso es especialmente efectivo en instrumentos y piezas médicas porque el pulido y el desbarbado se logran en un solo paso, y permite un mayor procesamiento a granel de piezas.

“Lo que obtienes es un acabado de superficie limpio y uniforme que es muy pasivo”, dice Catania. “Es uno de los mejores métodos de pulido de superficies, y la esterilización se mejora para aplicaciones médicas y farmacéuticas”.