08/09/2020 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Aspas de color negro en las turbinas eólicas podrían evitar la muerte de miles de aves

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Un estudio publicado recientemente encontró que pintar una sola aspa de las turbinas eólicas puede disminuir la muerte por colisión de las aves hasta en más del 70%.

Foto: Chris Lim de East Coast.Photo Credit: Foto: Chris Lim de East Coast.

La muerte de aves por colisiones con aspas de turbinas eólicas se redujo en 71.9% al pintar una de las aspas de las turbinas eólicas de negro, en comparación con las aspas sin pintar en el mismo parque eólico, según un estudio reciente publicado en la revista Ecology and Evolution.

El estudio comenzó en 2013 y se llevó a cabo en el parque eólico Smøla, a lo largo de la costa oeste de Noruega. Cuando el parque se completó en 2005, con sus 68 turbinas, era una de las instalaciones terrestres más grandes del norte de Europa, según Bård Stokke del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza, uno de los autores principales del estudio.

“Nuestra esperanza es que estas medidas, dados sus efectos positivos en las aves y el hecho de que son relativamente simples y de bajo costo, se utilizarán en futuros desarrollos de energía eólica tanto en Noruega como en el extranjero”, dijo Stokke.

Lo que halló la investigación

Durante 10 años, un grupo de perros entrenados encontró cerca de 500 aves muertas en la base de las turbinas, debido a la colisión con las aspas o las torres en la instalación de Smøla. Los investigadores comenzaron a buscar formas de reducir esas colisiones y observaron un estudio de laboratorio de la Universidad de Maryland de 2002 que mostraba que pintar una sola hoja de negro podría reducir los impactos de las aves.

Según la investigación, las aves parecen ser más conscientes de lo que sucede a su derecha y a su izquierda cuando vuelan a través de un espacio que perciben como al aire libre, como sucede con los parques eólicos. El movimiento borroso de las palas de viento en movimiento directamente en frente de ellos no les parece una obstrucción, lo que hace que vuelen hacia las aspas o las torres.

Cuando los investigadores del Instituto Noruego de Investigación de la Naturaleza y el Observatorio de Aves del Lago Ånnsjön, en Suecia, pintaron una sola hoja de color negro de cada tres en un rotor, esto creó una mancha visual que las aves percibieron como un obstáculo, lo que hizo que se alejaran.

Si bien esta noción no era desconocida para otros investigadores, incluso en los Estados Unidos, el director de la Iniciativa de Energía Limpia de la Sociedad Nacional Audubon, Garry George, dijo que el nuevo estudio ha hecho avanzar la investigación.

La industria eólica es responsable de la muerte de cerca de 250,000 aves al año en Estados Unidos, según estimaciones del Servicio de Pesca y Vida Silvestre. Si bien esto sólo representa 0.01% de la muerte de aves causada por humanos, los defensores dijeron que esta medida rentable debe repetirse a escala y replicarse para observar el impacto.

De acuerdo con Michael Speerschneider, director senior de política de permisos de la Asociación Estadounidense de Energía Eólica: “Se necesitan más estudios antes de saber si los cambios en la coloración de las turbinas eólicas serían una estrategia efectiva, y hay una serie de consideraciones técnicas y regulatorias que también debería abordarse”.