18/05/2020 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Apellix y AkzoNobel desarrollan un dron para pintar controlado por computadora

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Las empresas Apellix y AkzoNobel colaboran en el desarrollo de un dron autónomo como una forma más inteligente de aplicar pintura.

Apellix


El dron de Apellix y AkzoNobel.

El dron personalizado de Apellix se encuentra atado al suelo por la energía y el suministro de pintura para el recubrimiento, pero tiene la libertad de volar de forma autónoma dependiendo del área a recubrir.

Según AkzoNobel, este dron utiliza un software de control de vuelo único para aplicar recubrimientos con mayor precisión, y también puede capturar valiosos datos de pintura.

Robert Dahlstrom, Fundador y CEO de Apellix, dice que: “Si bien los drones vuelan muy bien, los robots realizan tareas repetitivas también muy bien y Apellix ha podido combinar lo mejor de ambos mundos. Partiendo de nuestros robots controlados por software que hacen contacto con una estructura para tome medidas de espesor de acero y pintura, hemos conectado un sistema de pintura en aerosol especialmente diseñado a un dron personalizado controlado por computadoras”.

Un reto  desafiante

Michael Hindmarsh, representante del Venture Lead de AkzoNobel, está impresionado con la tasa de progreso en su trabajo para desarrollar el dron de pintura en aerosol. “Desarrollar un dron es fácil. Pulverizar pintura es relativamente fácil también. Pero desarrollar un dron controlado por computadora que pueda rociar pintura es realmente un desafío. Se necesita mucha habilidad y experiencia para conseguir que el dron aplique un recubrimiento de buena calidad en de manera consistente y reproducible. Ahí es donde entra nuestra colaboración”.

Los beneficios de usar este tipo de drones, como la reducción del tiempo de aplicación y menos desperdicio al medio ambiente, así como una mayor seguridad para aplicar pintura en altura, merecen la pena el esfuerzo intenso.

Cabe recordar que Apellix logró la asociación con AkzoNobel al ganar el desafío global Paint the Future en 2019.

Cuando el total es mayor que la suma de sus partes

“Estamos realmente entusiasmados con el potencial de colaborar con AkzoNobel”, dijo Dahlstrom. “Me impresionó de inmediato todo, desde la plataforma en línea hasta los expertos que comentaron nuestra propuesta. Desde el principio, ha habido un compromiso total de la gente de AkzoNobel”.

De acuerdo con este directivo, cada socio está haciendo una contribución igualmente excelente: “Apellix es muy fuerte en el lado tecnológico de las cosas, mientras que AkzoNobel es fuerte en el lado del recubrimiento. Ambos compartimos un intenso interés en los datos que recopila nuestro sistema. Es una relación donde uno más uno es igual a más de dos. Es una oportunidad increíble para acelerar la entrada de nuestro producto en el mundo”.