01/06/2020 | 3 MINUTOS DE LECTURA

Una plática con… Carlos Rojas Dillanes, agente de ventas y servicio de Nordson

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Con más de 30 años en el ámbito de los acabados, Carlos Rojas Dillanes ha tenido la oportunidad de trabajar para distintas industrias. Acá nos comparte un poco de su experiencia.

Con más de 30 años en el mundo de los acabados, Carlos Rojas Dillanes ha tenido la oportunidad de trabajar con piezas para electrodomésticos, automotriz y arquitectónicas. Durante su carrera, ha aprendido diversos procesos de acabado y le gusta formar parte de compañías con tecnologías amigables con el medio ambiente. En los últimos cinco años ha colaborado con Nordson México. En esta entrevista, nos comparte algunas de sus experiencias y aprendizajes.

PFM: ¿Cómo empezó en la industria de los acabados?

CRD: Corría el año de 1990, hace 30 años ya… Empecé a trabajar en Mabe estufas, en San Luis Potosí; ahí comencé como técnico de proceso. Mabe Laser es la planta más grande de estufas del mundo; tiene cerca de 20 cabinas de pintura y de esmalte, que es muy diferente a la pintura porque tienes que curarlo arriba de 850 grados centígrados para que se pegue en el acero. Es un proceso muy diferente porque si te falta tantito esmalte en un borde tienes que quitar la pieza y volverla a aplicar. Estuve trabajando ahí durante nueve años y pasé por diferentes etapas en la empresa, y después tuve la oportunidad de colaborar en otras empresas.

PFM: ¿Qué aprendió en su primer empleo?

CRD: En Mabe aprendí muchos conceptos, a trabajar en equipo, a solucionar problemas, el control estadístico del proceso y sistemas de seguridad, brigadas de emergencia. Fue una excelente escuela. De ahí migré al Bajío, a una planta nueva de la industria automotriz donde se hacían las partes de los elevadores para los automóviles, pero en Mabe aprendí el uso de las cabinas y a seguir los procesos, a ver costos, la reducción confiable de procesos.

PFM: ¿Cuál ha sido su mejor decisión profesional?

CRD: En AkzoNobel teníamos una situación con el cliente y tomé la decisión de correr el producto y nos salió muy bien. Eran cerca de veintitantas toneladas que teníamos que sacar ya aplicadas, y hubo una felicitación del cliente hacia la empresa. Fue muy estresante tomar la decisión porque era correr el producto o se paraba la planta, y el director me dijo que todo lo que pasara sería mi responsabilidad, pero era media noche y decidí correr el material, pero salió todo bien. Fue una decisión importante que nos abrió mucho mercado con esa cuenta monstruo, aunque fueron días muy sufridos.

PFM: ¿Y cuál ha sido su peor decisión profesional?

CRD: La peor decisión fue cuando no seguimos un procedimiento, nos ganó el tiempo por darle prioridad a otras cosas y estuvimos batallando con una contaminación durante 15 días en un baño de 100 mil litros. La logramos quitar en 15 días, pero la pudimos haber recortado antes si hubiésemos seguido los procedimientos. Era un baño de zinc que no podíamos tirar y la decisión era parar la planta o correr con la contaminación, y decidimos lo segundo. Nos tardamos más en hacer la limpieza, pero no podíamos parar la planta.

PFM: ¿Cuál es el mejor consejo que le han dado, personal o profesionalmente?

CRD: Que la capacitación y el entrenamiento es lo mejor que puedes tener tanto para ti, que tienes la línea a tu cargo, como para tu personal. El conocimiento de la línea y del proceso es lo más importante.

PFM: Si pudiera intercambiar trabajos con cualquier persona por un día, ¿quién sería?

CRD: Siempre he querido ser arqueólogo. Me gustan mucho las zonas arqueológicas de nuestro país; me encanta conocer la cultura de nuestros antepasados, sus lenguas, sus escritos, sus artesanías, las pirámides y el legado que nos dejaron en pinturas o petroglifos.

PFM: ¿Dónde lo podríamos encontrar cualquier sábado?

CRD: Si no estoy trabajando, en la cocina. Otro de mis vicios es que me encanta cocinar.

PFM: ¿Cuál es el lugar favorito donde ha vivido?

CRD: He estado en muchos lugares que me han encantado: mi tierra, Nuevo Laredo, Monterrey, México y San Luis Potosí, pero el que más fue Costa Rica.
 

  • Libro favorito: La guerra y la paz de León Tolstoi.
  • Música que escucha: Clásica y pop de los años ochenta en español e inglés.
  • Pasatiempos: Leer historia y la fotografía.
  • Familia: Un hijo, mamá, una hermana y dos sobrinas.

CONTENIDO RELACIONADO