04/05/2020 | 3 MINUTOS DE LECTURA

Tres reglas de vida en tiempos difíciles para los negocios

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Recomendaciones para líderes empresariales de la industria de acabados a medida que el mundo reacciona a las repercusiones económicas de la crisis del coronavirus COVID-19.

Ha pasado mucho tiempo, pero aquí vamos de nuevo. Los líderes empresariales en la industria de acabados se están preparando para las consecuencias de la crisis que todos conocemos como COVID-19. Hace sólo un par de meses, muchos pasaban los días pensando en planes de crecimiento agresivos, decidiendo dónde expandirse y dónde invertir. Menos de 90 días después, muchos están tratando de descubrir cómo sobrevivir a los próximos seis meses, preocupados por dónde vendrá su próximo pedido y si las cuentas por cobrar se convertirán en efectivo tan pronto como para satisfacer a los proveedores que solicitan un pago. Todo esto en cuestión de meses. Es casi incomprensible.

Si bien atravesar este camino puede no ser fácil, no es imposible. Muchos de nosotros vivimos el estallido de la burbuja de las puntocom, el 11 de septiembre, la crisis crediticia y otros tiempos comerciales difíciles. Aunque sobrevivir a cada una fue una experiencia diferente de la otra, tener en mente algunas “verdades” me ayudó a perseverar. Considere estas tres:

Mantenga todo en perspectiva. Las secuelas de la explosión de la burbuja de las puntocom significaron un momento difícil para muchos empresarios de acabados, pues muchos habían centrado parte importante de sus negocios en piezas recubiertas para empresas de tecnología —construcción de racks para servidores, gabinetes de computadoras, canales de cables y otros componentes que eran devorados por la industria de las telecomunicaciones tan pronto como se producían. Ese mercado se detuvo abruptamente en lo que parecía ser cuestión de semanas. Recuerdo haberme quedado despierto en la cama pensando en los problemas comerciales resultantes, mirando por una ventana compuesta por 12 pequeños paneles. En mi mente, comencé a asignar un número específico de paneles a los elementos de mi vida según su importancia para mí. Familia y fe, seis paneles. Amigos cercanos y familia extensa, tres paneles. Mi salud personal, tres paneles. Eso dejó un panel para los negocios. En el gran esquema de las cosas, por muy importante que sea el rendimiento del negocio, tampoco es tan importante.

No importa lo que le pase, lo que importa es lo que haga al respecto. Creo que robé esto de un libro de autoayuda que leí hace años, y alguna versión aparece en casi todos. Ninguno de nosotros pidió la crisis del COVID-19. Prácticamente nadie lo vio venir. Independientemente de las decisiones comerciales que tomemos individualmente, nada de lo que podríamos haber hecho habría evitado la crisis ni su impacto en nuestros negocios. Pero, aunque ninguno de nosotros puede controlar el impacto general de la crisis, podemos controlar cómo pensamos al respecto y cómo reaccionamos ante ella. Podemos lamentar el impacto en la economía y en nuestra operación final o podemos estar agradecidos por el efectivo que generamos durante la prosperidad reciente y que nos ayudará a sobrellevar los próximos meses. Podemos sentir pena por una disminución en los ingresos o usar el descanso para fomentar proyectos de eficiencia que deberíamos haber abordado hace uno o dos años, o para ser mentores de un integrante prometedor del equipo. Cada empresario de acabados tiene que elegir entre sumirse en la autocompasión y anhelar los días de 2019 o aceptar la realidad actual, encontrar los revestimientos de plata y seguir adelante.

Todo sucede por una razón y esa razón me beneficia. Es otra frase robada, aunque me olvido de quién. ¿No es interesante cómo, mirando hacia atrás, los tiempos difíciles de la vida a menudo fueron los tiempos de mayor aprendizaje y crecimiento personal? Uno de mis ejemplos favoritos es cómo reaccionaron los empresarios de acabados a la Directiva sobre vehículos al final de su vida útil y la Directiva RoHS promulgada por la Unión Europea hace más de 15 años. Algunos optaron por quejarse como si el cielo se estuviera cayendo e insistieron en que no había forma de que la tecnología actual pudiera ofrecer un rendimiento de recubrimiento aceptable sin que las directivas restringieran los beneficios de los componentes. Otros vieron estos desarrollos como un desafío y una oportunidad, y respondieron innovando, invirtiendo y desarrollando procesos compatibles que mantuvieron o mejoraron el rendimiento. Ambos grupos enfrentaron la misma realidad, pero uno se quejó de lo que se les estaba haciendo y el otro encontró formas de convertir el desafío en beneficio. Adivine cuáles salieron adelante.

Ninguno de nosotros sabe con certeza qué le deparan los meses siguientes a la manufactura y el acabado de superficies. Sin embargo, ya sea que nuestra industria simplemente haya golpeado un bache de velocidad o esté en una contracción económica prolongada, recordando lo que es realmente importante y enfocándose no en la causa sino en la reacción y desmenuzando cada reto para encontrar su beneficio, el emprendedor de acabados que pone la actitud primero sobrevivirá siempre.

 

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados