Dürr de México presenta su Centro de Entrenamiento en Querétaro

Dürr de México S.A. de C.V. ofrece servicio, mejoras y moderni­zaciones de sistemas automotrices y de pintura, así como productos completamente equipados, en el mercado de México y de Norteamérica.

Dürr de México S.A. de C.V. ofrece servicio, mejoras y moderni­zaciones de sistemas automotrices y de pintura, así como productos completamente equipados, en el mercado de México y de Norteamérica. En su planta de Querétaro, la compañía produce módulos de secado, tecnología de transporte, sistemas de suministro de pintura, entre otros servicios. Esta sede también es la casa de un Centro de Entrenamiento, donde los clientes reciben capacitación en robótica y otras tecnologías.

Los principales clientes de la compañía son fabricantes del sector automotriz, proveedores automotrices Tier 1 y compañías de la industria en general. Su fuerte presencia en México se ha consolidado durante más de 50 años.

De acuerdo con la compañía, cuando los fabricantes automotrices empezaron a establecerse en México, se incrementó la demanda de proveedores locales confia­bles y de alta calidad. En el año 2007, Dürr empezó fabricación en Querétaro. Posteriormente, en 2013, como resultado de un rápido crecimiento y la expansión del mercado, construyó un campus nuevo y más moderno, el cual incluía instalaciones de vanguardia para manufactura, con un tamaño de 10,000 metros cuadrados, incluyendo un centro de pruebas. Siguiendo el con­cepto de flujo de material abierto, pero lineal, continuó con el taller de manufactura para empezar la línea desde la recepción del material en bruto, hasta el embarque. 

La operación del taller de Querétaro está configurada del tal manera que siga todos los principios de eficiencia de costos y energía establecidos por la casa matriz de Dürr, en Alemania. Un proceso llamado “en línea” optimiza todos los recursos de manufactura, empleando cuatro principios fundamentales: módulos de trabajo, cálculo de material y mano de obra, actividades planeadas, y programas específicos basados en el proceso. La compañía afirma que este método ahorra espacio, energía, material bruto y tiempo de trabajo, acelerando las tasas de producción para proyectos individuales.

Cada componente fabricado pasa por una minuciosa inspección de calidad y procedimientos de seguri­dad. Esto resulta en una máxima producción mientras que reduce reprocesos, riesgo y accidentes, dice la compañía.

El Centro de Entrenamiento en Querétaro les permite a los clien­tes aprender sobre las más recientes tecnologías de Dürr para la aplicación de pintura y sellado. Un robot EcoRPL033 aporta experiencia práctica que simula un ambiente de traba­jo comparable. Actualmente, se ofrecen cuatro cursos para aplicación de pintura y cuatro más para aplicación de sellado. Para clientes que no puedan viajar a la planta en Querétaro, se puede realizar entrenamiento en sus propias instalaciones.
Visite durr.com