Recubrimiento base de una capa de escamas de zinc para protección de tornillos

Atotech emplea un recubrimiento base de escamas de zinc que elimina la necesidad
de un segundo recubrimiento.

Temas relacionados:

La demanda de productos para acabado que sean económicos y confiables —especialmente en recubrimientos para torni­llos— está en auge, y lo mismo se podría decir de la creciente necesidad de sistemas de protección contra la corrosión.

Existen diferentes aplicaciones en las que se requieren hasta 720 horas en el test de atomización con sal neutral (NSST, por su sigla en inglés), las cuales están demandando procesos de producción simplificados, y Atotech cuenta con un recubrimiento base de escamas de zinc inorgánico plateado, denominado Zintek One, que apunta a exceder esos requerimientos mediante la aplicación de una sola capa. 

Diseñado para reducir, tanto los costos como el consumo de energía y la ocupación de la línea de recubrimiento, este producto evita la necesidad de un segundo recubrimiento, que normalmente se requiere para lograr una protección contra la corrosión confiable.

Actualmente, el sistema de capa sencilla de Atotech puede alcanzar 720 horas sin corrosión del metal base en la prueba NSST, de acuerdo con ASTM B117. Según el Gerente Técnico de Atotech, Dr. Volker Krenzel, esto hace de Zintec One una alternativa rentable para aplicaciones estándar de escamas de zinc, así como para galvanizado en caliente y para acabados de protección contra la corrosión basados en zinc ácido.

 El recubrimiento base se aplica en una etapa de recubrimiento por inmersión/centrifugado que logra un espesor de capa de 6 a 8 µm, el cual —afirma el Dr. Krenzel— es comparable con el espesor de un recubrimiento común de dos capas de escamas de zinc. Ofreciendo una superficie uniforme, incluso después de ser sometidos a esfuerzo mecánico, Zintek One se adapta muy bien a tornillos, pernos, resortes y otras partes emplea­das en la construcción, así como en las industrias automotriz y de trabajo pesado.

“Con las características de flujo optimizadas de Zintec One, los clientes consiguen distribuciones de recubrimientos con espesor uniforme”, añade el Dr. Krenzel. “Las marcas de contacto pueden minimizarse y la distribución de los espesores de capa resultan más homogéneos, lo cual a su vez conlleva atributos más confiables y reproducibles de protección contra la corrosión”.

Sin que haya riesgo de fragilización por absorción de hidró­geno, la compañía menciona que el recubrimiento es ideal para tornillos de alta resistencia a la tensión (Clase 10.9 y superior). Los recubrimientos también son libres de Pb, Hg, Cd, Ni, Co y Cr6, y pueden ser curados a temperaturas modera­das, minimizando así los problemas de sobretemplado de componentes de acero de alta resistencia.

Según Atotech, los sistemas de recubrimiento de escamas de zinc de la compañía se pueden adaptar de forma modular e individual a los diversos requisitos de los fabricantes de los OEM, empleando varios recubrimientos superiores.

“Se han realizado pruebas exitosas en Alemania, Italia, Asia y Estados Unidos, las cuales han despertado gran interés por el sistema de capa sencilla de Atotech ­­—dice Neil Patton, Gerente de Negocios para los recubrimientos de escamas de zin—, debido principalmente a las cualidades beneficiosas que mejoran la pro­ducción, lo que resulta en una menor manipulación, lo que reduce el daño potencial a las piezas del cliente”.

El Gerente de Negocios para Norteamérica de los recubrimientos de escamas de zinc de Atotech, Scott J. McEuen, añade que no es solamente la calidad del recubri­miento de capa sencilla la que está ganando popularidad, sino que también “el excelente aspecto estético proporciona una apariencia plateada uniforme combinada con una excelente protección contra la corrosión, lo que hace que Zintek One, como sistema de una sola capa, sea muy atractivo para compañías de recubrimientos, fabricantes de partes y OEMs.

Para más información sobre Atotech, visite atotech.com