01/10/2019 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Ecoclean combina limpieza húmeda y tratamiento con plasma en una sola máquina

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Las ventajas del proceso de limpieza por plasma integrado en el desengrase ultrafino incluyen flexibilidad operativa, tiempos de proceso reducidos, bajos costos de inversión y operación, y una construcción compacta de equipos.

Los fabricantes exigen normas de limpieza cada vez más estrictas y, en algunos casos, superficies de piezas activadas para evitar problemas de calidad en los procesos posteriores y garantizar un desempeño perfecto del producto.

La búsqueda para cumplir con los estándares de tratamiento de superficie llevó a Ecoclean a desarrollar un proceso de limpieza que combina la limpieza química húmeda con un tratamiento posterior con plasma a baja presión en una sola máquina.

“Podemos incorporar la limpieza por plasma en el proceso de limpieza en la misma máquina”, dice Sandro Siminovich, director de ventas de Ecoclean en Estados Unidos. “Esto eliminará la manipulación de materiales y le dará un proceso de fabricación más flexible y ágil combinado con excelentes resultados de limpieza”.

En los casos en que los resultados del desengrase con solvente puro no son suficientes —lo que perjudica la calidad de los procesos posteriores— un limpiador de plasma puede ofrecer un producto final libre de residuos. Los limpiadores de plasma de baja presión pueden eliminar de manera uniforme, segura y completa toda la materia orgánica o contaminantes de la superficie de los sustratos tratados sin afectar las propiedades del material. “Esto les dará a los clientes una limpieza muy alta de la superficie”, dice Siminovich. “Con eso, evitas los costos de garantía y mejoras los procesos anteriores”.

El nuevo proceso también elimina la manipulación innecesaria. “Cuando hablamos de requisitos de limpieza de superficie tan altos, evitar tocar las piezas y cualquier manipulación de material es crucial para mantener la limpieza del producto”, comenta Siminovich.

Integrar el tratamiento con plasma en las líneas existentes puede generar ahorros de tiempo, espacio y dinero. Como prácticamente todos los componentes necesarios para esta tecnología de limpieza (equipo de vacío, medición y control) ya están instalados en las máquinas de limpieza química húmeda del fabricante, el costo adicional y el esfuerzo de ingeniería para la integración pueden ser modestos. “Este es solo un paso de nuestra máquina de limpieza”, señala Siminovich. “Otras compañías lo ofrecen de manera independiente, por lo que necesitarían otras máquinas para limpiar y aún realizar los otros procesos”.

El tratamiento con plasma también puede mejorar la capacidad de unión al dejar un radical libre en la superficie que se limpia. Gracias a la operación combinada de proceso húmedo y limpieza con plasma, la energía de superficie libre, que es clave para lograr una resistencia de adhesión óptima, puede elevarse a 50 a 80 mN/m en un solo paso del proceso. “En una máquina normal, puede obtener alrededor de 36-38 dinas. Con una máquina un poco mejor, puede obtener 40-42 dinas”, explica Siminovich. “Con esta máquina, obtenemos hasta 80 dinas; lo que es un gran salto”.

La limpieza con plasma es ambientalmente segura, ya que no hay productos químicos agresivos involucrados. También funciona para diversas aplicaciones con una amplia gama de materiales, incluidos metales, plásticos, vidrio, cerámica y más.

CONTENIDO RELACIONADO

Recursos