01/05/2019 | 3 MINUTOS DE LECTURA

Una plática con Manuel Álvarez Bermejillo, fundador de Galvanizadora de Occidente

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

En 1964, con apenas 21 años, Manuel Álvarez Bermejillo fundó la empresa Galvanizadora de Occidente. Aquí la entrevista que tuvimos con él. 

En 1964, cuando apenas tenía 21 años y estaba estudiando Ingeniería Química, Manuel Álvarez Bermejillo vendió su coche para fundar la empresa Galvanizadora de Occidente, de la cual han surgido con el tiempo otras cuatro empresas que hoy dan empleo a más de 1,200 personas. Bromista, directo y claro en sus objetivos, Álvarez Bermejillo se mantiene activo a sus 77 años porque, dice que “siempre hay algo que aprender”. Aquí la entrevista que tuvimos con él.

PFM: ¿Cómo se inició en la industria de acabados?

MAB: Me inicié porque un hermano estaba en esta industria y salió de viaje, y me dejó encargado el despacho. Yo estudiaba para ingeniero químico, estaba en el primer año, y así empecé como vendedor técnico hace 55 o 56 años.

PFM: ¿Cuál fue su primer trabajo y qué aprendió de él?

MAB: Mi primer empleo fue cuando estaba chico, en la botica de mi papá. Desde los 10 años trabajaba los sábados y me pagaban 5 pesos diarios, y los ahorré para comprarme una bicicleta de 50. Ahí me ponían a las órdenes de los encargados y aprendí a llegar puntual porque el día que llegué tarde así me pusieron; aprendí a obedecer y a preguntar si no entendía. Desde chico andaba preguntando para qué sirve el ácido y el carbonato y todas esas cosas, entonces pues estoy lleno de química por todos lados.

PFM: ¿Cuál es el mejor consejo que le han dado?

MAB: Sacar bien las cuentas para ver si verdaderamente un negocio va a funcionar o no; porque uno luego se emociona cuando ve una cosa muy bonita, pero se puede ir de boca.

PFM: ¿Cómo surgió la idea de crear su propia empresa?

MAV: Un amigo mío que tenía contactos con una compañía eléctrica me dijo: “oye, por ahí andan buscando un galvanizador para torres de alta tensión. ¿Cómo ves si ponemos una planta?” Ándale, le dije, vamos viendo de cuánto y de a cómo, y pues nada, sacamos las cuentas y sí se veía bien… y pues, vendí mi coche nuevo para entrarle al negocio y pusimos la Galvanizadora de Occidente.

PFM: ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

MAV: Proyectos realizados y crecimiento de la gente. Ha habido mucha gente que ha colaborado con nosotros, entraron de “canchanchanes” y ahora ya son ingenieros, y eso lo disfruto.

PFM: ¿Cuáles rasgos de liderazgo le han ayudado a lo largo de su vida?

MAV: Ser abierto a escuchar y meterle buen humor a los golpes que hay en todo el día.

PFM: ¿Cuál es la mejor manera para mantenerse competitivo?

MAB: Cuidar mucho los costos, aunque sean detallitos, pero como decía un viejo: “Tú cuida los centavos que los pesos se cuidan solos”. Es bonito saberlo porque con el tiradero de centavos se pierden muchos pesos, entonces hay que cuidarlos (sin ser “tarraco”). Teniendo buenos costos y cuidando la calidad se es competitivo automáticamente.

PFM: ¿Héroes personales?

MAB: Cristo.

PFM: Si pudiera intercambiar trabajos con alguien algún día, ¿con quién lo haría?

MAB: Con algún jefe de línea de cromado, porque eso fui durante muchos años y me sigue gustando mucho por todos los retos que tiene, el aprendizaje continuo.

PFM: ¿Cuál fue su primer auto y cuál es el automóvil de sus sueños?

MAB: El primero fue una carcacha, un Ford modelo 1937. Y ahorita ya no me importan los coches; tengo una camionetita Honda.

PFM: ¿El lugar favorito donde haya vivido?

MAB: He vivido en Guadalajara toda mi vida y estoy encantado. Aquí sigo y aquí pienso seguir. Aquí está toda mi familia, gracias a Dios. Hay mucho desarrollo para todo mundo. Desgraciadamente ya vivimos en una gran ciudad con ciertos inconvenientes, pero ya se aguanta uno.

PFM: ¿Dónde lo encontraríamos cualquier sábado?

MAB: En Chapala, en el lago; ahí tenemos una casita y ahí nos reunimos. Ahí van los nietos y toda la familia.

 
  • Familia: Esposa, 9 hijos, 32 nietos y 2 bisnietos
  • Pasatiempo favorito: caminar en el campo
  • Libro favorito: la Biblia
  • Qué escucha en la radio/auto: música clásica y romántica

 

 

 

CONTENIDO RELACIONADO

Recursos