Tesla prevé escasez de minerales para baterías de autos eléctricos

Tesla prevé una escasez global de minerales como níquel, cobre y otros que se utilizan en la elaboración de baterías de vehículos eléctricos.

La empresa Tesla Inc. prevé una escasez global de minerales como níquel, cobre y otros que se utilizan en la elaboración de baterías de vehículos eléctricos debido a la subinversión que se ha dado en el sector minero, dijo el 2 de mayo la gerente de suministro global de metales para baterías en una conferencia de la industria, reportó la agencia Reuters.

Según la agencia noticiosa, Tesla, como importante consumidor de minerales, “rara vez ha hablado públicamente sobre sus puntos de vista sobre la industria de los metales. El cobre, el níquel, el litio y los minerales relacionados son componentes clave utilizados para fabricar baterías de vehículos eléctricos y otras partes”.

No obstante, Sarah Maryssael, gerente global de suministros de metales para baterías de la empresa automotriz, dijo en una conferencia a puerta cerrada con mineros, reguladores y legisladores de Washington que Tesla prevé una escasez de minerales clave para los vehículos eléctricos.

Según la portavoz de Tesla, los comentarios fueron específicos de esa industria y se referían a los desafíos de suministro a largo plazo que pueden ocurrir con respecto a estos metales.

La industria del cobre ha sufrido por años de subinversión, y ahora está trabajando fuertemente para desarrollar nuevas minas y traer nuevos suministros a medida que la tendencia a la electrificación crece a nivel mundial. Freeport-McMoRan Inc, el mayor productor de cobre que cotiza en bolsa en el mundo, se está expandiendo en los Estados Unidos e Indonesia.

Los automóviles eléctricos usan el doble de cobre que los motores de combustión interna. Asimismo, los llamados sistemas de hogares inteligentes, como el termostato Nest de Alphabet Inc y el asistente personal Alexa.com de Amazon.com, consumirán cerca de 1.5 millones de toneladas de cobre para 2030, frente a las 38,000 toneladas actuales, según datos de la consultora BSRIA.

Todo ello hará que el metal rojo, y otros minerales, sean productos más escasos, lo que preocupa a Tesla.

Maryssael agregó que Tesla seguirá enfocándose en el níquel, como parte del plan de su presidente ejecutivo, Elon Musk, para usar menos cobalto en los cátodos de las baterías. El cobalto se extrae principalmente en la República Democrática del Congo, aunque algunas técnicas de extracción, especialmente las que utilizan mano de obra infantil, lo han vuelto muy impopular en la industria de las baterías, especialmente con el almizcle.

En la conferencia, organizada por Benchmark Minerals Intelligence, un programa de seguimiento de precios de productos básicos, Maryssael dijo que existe un “gran potencial” para asociarse con minas en Australia o los Estados Unidos, según las fuentes de Reuters.

A fines del año pasado, Australia firmó un acuerdo preliminar con los Estados Unidos para apoyar la investigación y el desarrollo conjuntos de minerales considerados críticos para la economía de los Estados Unidos.