01/02/2019 | 4 MINUTOS DE LECTURA

Causas y soluciones para los defectos de pintura líquida

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Identificar y eliminar rápidamente los problemas de pintura líquida  puede disminuir el retrabajo y mejorar la calidad de las piezas terminadas.

P. ¿Puede la desgasificación ser una causa de picaduras, roturas o cráteres?

R. No importa si se trata de un taller o un OEM involucrado en la aplicación de pintura líquida, los defectos de pintura son algo que todos encontrarán en algún momento. Identificar y eliminar rápidamente estos problemas puede mejorar sus resultados al disminuir el retrabajo costoso y mejorar la calidad de la pieza terminada. Algunos defectos comunes de la pintura son cráteres, rupturas y picaduras.

Las picaduras aparecen como huecos del tamaño de un agujerito en la superficie de las piezas pintadas, las rupturas son protuberancias o burbujas, y los cráteres son depresiones en forma de cuenco que penetran en la superficie del sustrato. Estos tres tipos de defecto pueden parecer muy similares, y la desgasificación los produce.

La desgasificación se produce cuando se genera gas debajo de la película de recubrimiento y se desplaza fuera del recubrimiento durante el proceso de curado. La desgasificación suele ocurrir cuando los contaminantes o la humedad quedan atrapados debajo de la película de recubrimiento. Esto es más frecuente en piezas que tienen superficies porosas o huecos, o cuando el sustrato se ha raspado o decapado con métodos de limpieza mecánica o química.

La desgasificación puede ser difícil de solucionar y eliminar. Los defectos de pintura resultantes pueden aparecer en puntos aleatorios, en una parte específica o en un sustrato específico. Las altas temperaturas del proceso de curado de pintura pueden volatilizar los contaminantes debajo de la película de recubrimiento, causando que una burbuja de gas migre y estalle a través de la superficie del recubrimiento, y cree una cavidad en el recubrimiento que puede penetrar hasta la base de metal. Dado que la aparición del defecto puede ser muy esporádica, puede ser difícil determinar si la desgasificación es la causa real.

Una forma de resolver el problema es exponer la parte preacabada al proceso de curado, hornear el metal antes de un pretratamiento regular y las aplicaciones de pintura. Las altas temperaturas condicionarán la pieza, permitirán que los contaminantes salgan a la superficie y eliminarán el gas atrapado del sustrato antes de las siguientes operaciones. Con piezas galvanizadas o fundidas, también puede eliminarse la desgasificación implementando cambios en el proceso de metal o de fundición.

Las picaduras y roturas en la aplicación de spray líquido pueden ser causadas por partículas orgánicas o inorgánicas atrapadas bajo la pintura aplicada. Las fuentes de la contaminación pueden ocurrir en cualquier etapa del proceso: suciedad en el taller, cenizas de pintura de bastidores quemados, piezas mal limpiadas y enjuagadas, residuos del horno, mala circulación de aire en la planta o contaminación de aceite en las vías aéreas que solían eliminar el exceso de solución cuando las piezas salen de la lavadora. Toda esta contaminación puede volverse visible en los materiales terminados después de aplicar la pintura.

Durante el proceso de resolución de problemas, se debe eliminar la contaminación del proceso como causa raíz del defecto, comenzando con verificar el proceso de pretratamiento. Los procesos de pretratamiento robustos deben abarcar la limpieza, el enjuague y la aplicación de un recubrimiento por conversión. Las partículas orgánicas e inorgánicas deben eliminarse para proporcionar una base limpia para el recubrimiento por conversión, lo que garantiza una excelente adherencia de la pintura y una protección adecuada contra la corrosión. Todos los sólidos suspendidos, como la ceniza de pintura o los finos metálicos de las operaciones de molienda, los aceites flotantes y los emulsionados, deben filtrarse o eliminarse; y no se deben volver a depositar en la superficie de las piezas limpias o pretratadas. Los halos de salida de agua dulce han demostrado ser muy eficaces para enjuagar cualquier suciedad de la superficie del sustrato antes de pintar, ya que esto permite que las partes se enjuaguen con el agua más pura.

Es de suma importancia para prevenir la contaminación cruzada en el proceso de pretratamiento, y es crucial en las aplicaciones de E-coat. La deposición demasiado rápida de pintura E-coat también puede ocasionar fallas en la pintura, apareciendo como rupturas tipo volcán. Los defectos más graves son visibles en sustratos recubiertos de zinc-hierro. Las piezas galvanizadas también son propensas a la deformidad, mientras que el acero laminado en frío casi nunca presenta fallas en este tipo de aplicación. Si las rupturas en la pieza se concentran en un área del estante, cerca de los ánodos, la reducción de voltaje, la rotación del ánodo y un aumento en la brecha de la zona pueden ayudar a eliminar el defecto.

Una pregunta importante que debe hacerse cuando ocurren defectos en la pintura es “¿Qué ha cambiado en mi proceso?” La documentación adecuada es la clave. La composición de la aleación del sustrato, la información del proveedor y los parámetros del proceso deben estar en el archivo y poder consultarse fácilmente. Cualquier cambio en los procedimientos de manufactura, pretratamiento o proceso de pintura debe actualizarse en el momento del cambio. Esto ayudará a resolver problemas al establecer una línea de tiempo para cuando comienzan a ocurrir los defectos y revisar los cambios implementados en el proceso.

Los programas de mantenimiento preventivo también pueden resultar útiles para minimizar los defectos de pintura y garantizar productos terminados de alta calidad. La limpieza de hornos, líneas de aire, tanques de proceso y equipos programados con frecuencia minimiza la cantidad de contaminantes en el proceso de manufactura, lo que resulta en una cantidad mínima de suciedad o restos que se vuelven a depositar en la parte prepintada.

Los controles de proceso también pueden mejorar el rendimiento de un sistema. Los analizadores proporcionarán consistencia al tomar control de las adiciones químicas y mantener enjuagues de buena calidad. Los sistemas de adquisición de datos advierten de cualquier problema cuando se usan con alarmas auxiliares.

SOBRE EL AUTOR:

Tomasz Slezak es gerente de mercado para el tratamiento de superficies de Chemetall. Visite www.chemetallna.com


Recursos