Selección de una pistola de retoque para un sistema de acabado automático

Steve Romer, experto en recubrimientos líquidos, recomienda observar primero cómo se está utilizando el sistema automático.

Temas relacionados:

Pregunta: ¿Cuál es la mejor manera de seleccionar una pistola de retoque para un sistema automático de acabado de líquidos?

Respuesta: A lo largo de los años, me han hecho esta pregunta muchas veces. La respuesta no es tan clara como se podría pensar. La mayor consideración debe ser cómo se está utilizando el sistema automático actual.

Por ejemplo, supongamos que tiene un sistema de acabado por extrusión de aluminio con atomizadores de campana rotatorios. Si ejecuta el voltaje muy alto, habrá áreas pálidas en cualquier jaula de Faraday que esté presente. Sin embargo, si tuviera que bajar un poco el voltaje, esas áreas de la jaula de Faraday podrían estar cubiertas. Por lo tanto, al combinar la activación adecuada de la campana y el control de flujo, las tasas de transferencia generales se mantendrán altas y los requisitos de retoque se reducirán drásticamente al mismo tiempo. Las extrusiones tienen muchos bordes y huecos, por lo que ajustar el sistema de campana minimizará los requisitos de retoque.

Hace poco visité una planta que ejecutaba atomizadores de campana a un voltaje muy alto, y todas las áreas al reverso de las jaulas de Faraday estaban recibiendo demasiada pintura, pero los huecos tenían muy poca cobertura. Este taller estaba usando pistolas electrostáticas para los requisitos de retoques masivos. De hecho, el retoque fue al menos el 30 por ciento del recubrimiento aplicado.

Al ajustar el sistema automático de aplicación de la campana para reducir el voltaje electrostático y aumentar el aire de conformación, los huecos se cubrieron casi por completo y los bordes expuestos recibieron la composición de película correcta. El retoque requerido se limitó a las áreas profundas de la jaula de Faraday. En este caso, una pistola manual no electrostática muy liviana funcionaría mejor.

Como se explica en este ejemplo, el primer paso para seleccionar una pistola de retoque es observar realmente el sistema automático y asegurarse de que sus ajustes estén correctamente sintonizados para las partes que se están terminando. Muchas veces, las partes diferentes requieren configuraciones diferentes, por lo que un sistema basado en recetas que cambia las diversas configuraciones de fluidos y aplicaciones según sea apropiado para las partes que se están terminando permitirá un sistema de acabado general mucho mejor y reducirá drásticamente los requisitos de la pistola de retoque.

A menudo utilizo el término eficiencia de transferencia de aplicaciones (ATE, en inglés) cuando se habla de sistemas de acabado. Se habla frecuentemente de la eficiencia de transferencia (TE) de un sistema, pero ATE combina TE con la composición de película requerida. Si el requisito es de 1 mil, cualquier película que resulte por encima de 1 mil es un desperdicio. Entonces, incluso si la aplicación produjo un 100 por ciento de TE, pero la composición de la película era de 1.5 milésimas de pulgada, el ATE sería de 50 por ciento. Esto se aplica especialmente a los sistemas de pintura automática. El año pasado, ajustamos un sistema de pintura para llevar las composiciones de película a los niveles reales requeridos. Esto no sólo produjo un ahorro de pintura del 17 por ciento, sino que, además, no fue necesario volver a trabajar, por lo que el ATE también mejoró dramáticamente.

Por lo tanto, ajustar los sistemas automáticos de aplicación (y en realidad incluso los sistemas manuales) para proporcionar composiciones de película uniformes nos permite seleccionar la pistola de retoque adecuada para el usuario final. Hace poco visité otra planta y confirmé que la pistola electrostática pesada que se estaba usando en ese momento era adecuada para la forma en que estaban ejecutando su sistema automático, pero si ajustamos el sistema existente (o tal vez nos cambiamos a un sistema de aplicación de campana para proporcionar un mejor control de la película), podrían cambiar a una pistola de pulverización de aire más liviana y cubrir las áreas muy leves de la jaula de Faraday y ahorrar mucha pintura. En este caso, el ahorro general sería de alrededor de 30 por ciento, y con $9 millones de recubrimientos utilizados en esa instalación, un ahorro de pintura del 30 por ciento podría generar un ahorro de alrededor de $3 millones de dólares.

No es fácil seleccionar la herramienta de retoque correcta. El verdadero truco es optimizar el sistema automático para las composiciones y la cobertura de la película requerida, luego seleccionar la herramienta de retoque adecuada para las áreas restantes. Es importante recordar que el retoque es sólo una parte de un sistema de acabado y encontrar una solución que sirva a toda la operación.

Contenido relacionado

Una plática con Manuel Álvarez Bermejillo, fundador de Galvanizadora de Occidente

En 1964, con apenas 21 años, Manuel Álvarez Bermejillo fundó la empresa Galvanizadora de Occidente. Aquí la entrevista que tuvimos con él.