03/08/2020 | 8 MINUTOS DE LECTURA

Precision Plating: la empresa que se negó a ser pequeña

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Sobreponerse a los reveses y mantener altos estándares de calidad y de servicio al cliente son algunas características que han favorecido el crecimiento de Precision Plating.

Precision Plating es una empresa de acabados que ha incrementado sus volúmenes de trabajo de manera acelerada en los últimos años. Fundada hace dos décadas en la ciudad de Tijuana, Baja California, por Miguel Morlán y un socio, este negocio mantuvo una operación modesta en sus primeros años de vida, pero Morlán tenía el sueño de hacer de su empresa algo grande.

“Inició con un socio que se conformaba con ser pequeño, pero Miguel siempre quería crecer, así que dieron por terminada la sociedad. El socio se quedó con ciertos clientes y procesos, y Miguel con el resto de los procesos que tenían; inició operaciones con ocho o nueve personas nada más”, recuerda Jorge Márquez, gerente de Ventas y Proyectos de la empresa, quien se integró al equipo hace tres años, y le ha tocado ver crecer las operaciones de la compañía de forma exponencial.

“La visión de Miguel siempre ha sido la del crecimiento continuo, no quedarse en un solo lugar, sino convertir a la compañía en una empresa de clase mundial”, dice Márquez con orgullo. En la actualidad, Precision Plating cuenta con tres instalaciones que, juntas, suman alrededor de 8 mil metros cuadrados, en las cuales hay 10 líneas de producción.

Hasta julio de 2020, la empresa había atendido a 40 clientes y, a pesar de la contracción económica generada por la pandemia del COVID-19, la compañía espera incrementar su producción en la segunda mitad del año, porque sus principales clientes les siguen demandando un aumento en el volumen de producción.

Precision

Salida de las piezas con acabado.

Hoy, dos de las instalaciones de Precision Plating están dedicadas enteramente a la aplicación de acabados metálicos, como anodizado, cromo duro, pasivado, chem film, níquel electroless y zinc en colgado y en barril, así como platinado sobre plástico, procesos que realiza con el apoyo de sus 160 empleados.

Hasta julio de 2020, la empresa había atendido a 40 clientes y, a pesar de la contracción económica generada por la pandemia del COVID-19, la compañía espera incrementar su producción en la segunda mitad del año.

Una tercera nave de la empresa está dedicada al almacenar los productos terminados que están listos para entregar a los clientes. Las piezas que procesa la empresa provienen de las industrias médica, automotriz y electrónica.

Según Márquez, el proceso de anodizado es “uno de los fuertes de la compañía”, pues aproximadamente 70% del trabajo que realizan es anodizado tipo 2. Esto lo pudimos comprobar al momento de nuestra visita al piso de producción de la planta 1, la cual se encontraba llena de marcos de televisor de diferentes tamaños.

Este trabajo se realiza en tanques de 2.4 metros de largo, por 1.5 de ancho y 1.2 de profundidad, que permiten el tratamiento de grandes piezas. Los marcos de televisor que procesa la empresa —que van de 49 a 82 pulgadas— terminan siendo parte de los televisores Samsung de última generación. El trabajo lo encarga una compañía coreana con la que hacen negocios desde hace tres años, y que actualmente es su principal cliente. A Márquez le tocó arrancar la producción de los marcos cuando la empresa tenía apenas cerca de 60 empleados y, desde entonces, sólo ha visto crecimiento.

Una promesa fallida

Hace dos años, otra empresa le propuso a Precision Plating instalar una línea de producción totalmente nueva con la promesa de encomendarle un volumen de trabajo importante. “El proyecto consistía en anodizar el aluminio para marcos de televisor en forma lineal, antes de pasarlo por el proceso de doblado. Con esto se podrían procesar más piezas por cada carga que entraba a la línea y, de esa manera, lograr ahorros y reducir costos”, recuerda César Morlán, vicepresidente administrativo de la empresa y hermano de Miguel, su fundador.

“Cuando ya habíamos hecho la inversión nos avisaron de la cancelación del proyecto”, recuerda. Pero la mala noticia no los detuvo, pues los ejecutivos de la empresa se lanzaron a buscar clientes potenciales para echar a andar la nueva línea que habían construido, que estuvo detenida solamente durante algunos meses.

Aspecto de la producción de marcos para TV.

“Finalmente tuvimos la suerte de que un gran productor de partes automotrices empezara a usarla, pues debido a que es una línea de gran formato, sin tanques equiparables en tamaño que brinden servicio a externos en el área de Tijuana y Mexicali, podíamos satisfacer su alta demanda de producción”, comenta Morlán. No obstante, fue necesario modificar y ampliar la línea original para poder realizar el proceso de zinc en colgado.

Para el equipo de Precision Plating esta experiencia “al final resultó ser positiva, lo que nos dejó la enseñanza de que siempre saldrán oportunidades de las adversidades”, dice Morlán.

Hoy esta nueva línea procesa calipers reconstruidos que se venden como refacciones, principalmente en el mercado de los Estados Unidos. “Nuestro cliente nos dio un programa de crecimiento muy agresivo, el cual ya estamos cumpliendo, pero nos hemos puesto la meta de alcanzar, en un corto plazo, entre el 50 y el 70% de la demanda total de sus necesidades de producción”, afirma Morlán.

Si todo sale como lo esperan, “a largo plazo, el futuro se ve más prometedor”, ya que “en este momento estamos agregando más tanques de proceso a la línea, pues nuestro plan es cubrir, al menos, un 80% de la demanda total del cliente”.

Recubriendo teflón

Otra experiencia que le ha dado mucha satisfacción a Precision Plating fue ganar un proyecto para recubrir con cobre piezas de teflón, material que se caracteriza por la enorme dificultad de adherirle cualquier otro metal. “Ese proceso es más complicado porque al teflón no se le adhiere nada, pero nosotros logramos desarrollar el proceso para que funcionara”, comenta Márquez.

Su cliente, del ámbito médico, necesitaba recubrir las piezas con un espesor de 4 a 5 milésimas. Se trata de unos capacitores que se integran a las máquinas de resonancia magnética. “Los capacitores van en el cableado y tienen que pasar una prueba de radiofrecuencia para asegurarse de que no va a fallar la máquina. De hecho, con el proveedor anterior hubo problemas de fisurado en el cobre, lo que provocó un conato de incendio en la máquina, y a partir de ahí empezaron a buscar otras opciones de proveeduría”, recuerda Márquez.

Dos elementos hicieron que Precision Plating se quedara con el proyecto: por un lado, la empresa investigó y desarrolló desde cero su propio método para recubrir el teflón con el cobre y, por otro, se ganaron la confianza del cliente al mostrarle su planta y las capacidades que tienen instaladas.

Según recuerda Márquez, el antiguo proveedor del recubrimiento en teflón “no dejaba entrar al cliente siquiera a ver su proceso, porque era secreto. Aquí les abrimos las puertas, les mostramos el sistema de calidad y que estamos certificados en ISO 9000 en su revisión 2015. Al constatar que tenemos personal debidamente entrenado, les dio mucha confianza y a partir de ahí se estableció una gran alianza comercial entre ambas compañías”.

Precision

Una de las líneas de producción de Precision Plating.

Cabe mencionar que el equipo de trabajo de Precision Plating está conformado por gerentes con formación en ingeniería industrial y química, principalmente, cuya experiencia se nutre de distintas ramas industriales. “Tenemos muy buenos ingenieros y operadores con mucha experiencia, que han estado con Miguel desde que comenzó y tienen con él más de 10 años trabajando”, dice Márquez.

En otro proyecto, también del ámbito médico, un cliente les encargó el anodizado de unas piezas que van debajo de los respiradores que se usan con pacientes que tienen problemas de apnea, donde se mezclan los medicamentos que inhalan. El cliente buscaba un espesor específico de anodizado, y quería que las piezas estuvieran libres de rayones y manchas. Además, solicitaba un certificado que estableciera las mediciones de los espesores. Precision Plating logró cumplir con esos requisitos y actualmente “este es uno de los clientes fuertes que tenemos en anodizado”, dice Márquez.

Trabajar de la mano con el cliente

El gerente de ventas de Precision Plating considera que los nuevos proyectos que han obtenido los han logrado por la calidad y la atención personalizada que ofrecen a los clientes. “Realmente ha sido dándole un enfoque diferente a lo que muchas empresas del ramo ofrecen”, señala Márquez.

Para él, la diferencia está en ser proactivos en su relación con clientes actuales y prospectos, y no limitarse solamente a cumplir con un trabajo de calidad, sino ir más allá y rebasar sus expectativas.

“Nosotros platicamos con el cliente y tratamos de darle siempre las mejores alternativas para sus requerimientos, porque muchas veces sólo cuenta con un dibujo técnico que no es suficientemente claro, pero con base en la gran experiencia de nuestro personal podemos ofrecerles la mejor solución”.

Actuar con franqueza y explicar los retos que implica cada proyecto es parte del trabajo de la empresa. “No escatimamos esfuerzos para trabajar de la mano con nuestros clientes que requieren desarrollar soluciones para nuevos productos y diseños”, dice Márquez.

Un ejemplo de lo anterior se dio con el proyecto de cobre sobre teflón. “Tuvimos que ir en varias ocasiones a Hermosillo, donde se encuentra nuestro cliente, para que en conjunto halláramos el mejor proceso de maquinado que favoreciera un buen acabado del cobrizado del teflón”, recuerda Márquez.

Precision

El equipo directivo y administrativo de Precision Plating.

Oportunidades por venir

A la pregunta de cómo le gustaría ver a Miguel Morlán su empresa en el mediano y largo plazo, responde que prevé oportunidades a partir del reordenamiento de las fuerzas políticas y comerciales entre los Estados Unidos y China.

“Hay muchas empresas norteamericanas que están siguiendo la política nacionalista del presidente Trump y están sacando del gigante asiático sus procesos productivos hacia otros territorios. Eso hará que nuestra región, con más de tres mil kilómetros de franja fronteriza con los Estados Unidos, sea atractiva y vista como buen lugar para instalarlos”, dice el fundador de la compañía.

Él considera que este nuevo giro hacia Norteamérica abrirá oportunidades para su negocio, porque “estas compañías norteamericanas van a necesitar una cadena de proveeduría de alta calidad en lo que a suministros materiales y de servicios se refiere. Lo anterior va muy bien con nuestra política interna, pues siempre nos hemos esforzado por ser una empresa de servicios de clase mundial”, concluye Miguel Morlán.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos