01/10/2020 | 6 MINUTOS DE LECTURA

Mejorar los procedimientos estándar para operaciones de recubrimiento en polvo

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

El experto Rodger Talbert recomienda asegurarse de utilizar la retroalimentación instantánea para informar al operador cuando aparece un problema por primera vez.

Pregunta: Contamos con procedimientos estándar de operación bastante buenos, pero aun así tenemos problemas como recubrimientos ligeros, piel de naranja, salpicaduras de las pistolas y otros problemas que provocan retrabajos y desperdicios. ¿Existe alguna manera de crear una guía para nuestros trabajadores, de forma que puedan solucionar sus problemas, mantener la línea en funcionamiento y reducir los defectos del recubrimiento?

Respuesta: Como se habrá dado cuenta, es bastante sencillo conseguir a alguien razonablemente competente con una pistola de polvo y capaz de recubrir la mayoría de las piezas con un nivel de calidad aceptable. Sin embargo, varios factores influyen en la consistencia y el rendimiento general del resultado de la primera pasada del proceso. La complejidad de la geometría de la pieza, el tipo y color del polvo que se aplica, el factor de fatiga y el volumen de las piezas que pasan por la cabina pueden tener un impacto en la reducción de la consistencia, lo suficiente como para generar el tipo de problemas que describe.

Para empezar, me esforzaría mucho para que los operadores recibieran capacitación formal de una fuente externa. Muchos aplicadores de pintura en polvo aprenden internamente de otras personas en la línea. A veces se bromea diciendo que el nuevo aprendió del viejo que aprendió del más viejo que aprendió del muerto. Eso puede funcionar, pero comprenderá que, si alguien en esa cadena tenía algunos malos hábitos, esos se transmitirán, y la nueva persona en la línea puede no disponer del conocimiento necesario para entender cómo adaptar y usar mejor la pistola de polvo. Investigue sobre programas de capacitación de instituciones como el Powder Coating Institute (PCI) o la Chemical Coaters Association International. Busque cursos o seminarios web a los que pueda acceder. Hable con sus proveedores de equipos y materiales de polvo para ver si ofrecen capacitación o si están conectados con asociaciones que lleven a cabo programas. Considere la posibilidad de contratar a un consultor que realice el entrenamiento sobre la línea. Sea cual sea la ayuda externa que funcione para usted, obténgala con el fin de actualizar los conocimientos base.

A continuación, asegúrese de que sus operadores comprendan bien cómo configurar y solucionar los problemas de su pistola. Elija un entrenador interno que tenga buenas habilidades y una clara comprensión de la electrostática y la técnica de pulverización, y bríndele la oportunidad de trabajar con gente nueva. Es posible que pueda ampliar sus propios conocimientos mediante libros del PCI o fuentes en línea. Este entrenador interno es un empleado clave, así que asegúrese de que tenga los incentivos adecuados de salario y beneficios para que pueda retenerlo y mantener el vínculo del conocimiento histórico de sus productos, materiales y equipos de polvo.

Asegúrese de utilizar la retroalimentación instantánea para informar al operador cuando aparece un problema por primera vez. Si el personal de Calidad o los descargadores notan un recubrimiento ligero, deben pasar esa información de inmediato para que el entrenador pueda trabajar con ellos y mostrarles cómo corregir el problema. Este no es un ejercicio de crítica o reproche, sino un proceso de aprendizaje y mejora continua.

Por último, intente conocer qué requieren sus aplicadores en términos de incentivos para quedarse con usted. Comprenda su necesidad de salarios, beneficios, tiempo libre, transporte o lo que sea importante para mantenerlos. No siempre es posible competir con otras ofertas de trabajo, pero haga lo mejor que pueda. Y asegúrese de comprender la eficiencia del sistema ―otro tema que exige capacitación― y de que esté obteniendo el máximo margen de su sistema. De lo contrario, no podrá competir y siempre estará entrenando gente nueva.

Mejora de un sistema por lotes para recubrimiento en polvo

Pregunta: Operamos una línea de recubrimiento en polvo por lotes. Hemos estado en el negocio durante tres años y queremos mejorar nuestra operación. Cuando comenzamos, compramos algunos equipos usados ​​que incluían una cabina de polvo con una pistola de pulverización, una cabina de granallado con sistema de granallado de presión, y un horno. ¿Puede darnos alguna orientación sobre puntos a considerar para ayudarnos a decidir dónde invertir en un mejor sistema?

Respuesta: Es difícil saber cuáles deberían ser sus prioridades sin ver lo que tiene, pero he visto cientos de sistemas por lotes y tengo una idea de los desafíos a los que se enfrenta. Comencemos por cómo planificar un sistema. Debe tomar alguna determinación sobre la parte más grande y el volumen de lotes que le gustaría poder ejecutar. Debe ver cuánto espacio tiene (o le gustaría tener finalmente) y cómo el tamaño de lote más grande podría fluir fácilmente de una estación a la siguiente, sin ralentizarlo u obstruir el espacio. Debe enumerar todas las limitaciones de la operación actual y considerar formas de eliminar o mejorar la operación para obtener la máxima producción y eficiencia. Este plan podría servirle para tomar decisiones sobre qué agregar o cambiar.

A continuación, observe la preparación de la pieza. No puede aplicar granallado sobre algunos calibres de metal y el granallado no siempre es efectivo cuando tiene residuos orgánicos (grasa pesada, por ejemplo), que son difíciles de eliminar. Definitivamente debe considerar un sistema de lavado de lotes que le brinde al menos tres etapas de operación: limpiador/fosfato, enjuague y enjuague de sellado. Esto le permitirá manejar esos calibres de metal más delgados y eliminar los aceites que son comunes en las piezas de acero laminadas en frío. Necesitará un recinto con desagüe para la operación de lavado y deberá verificar las normas locales respecto al manejo de aguas residuales de la operación. Asegúrese de que el recinto sea lo suficientemente amplio para sus objetivos de producción, con base en el lote más grande.

Observe el tiempo que toma completar cada paso del proceso. Normalmente, la operación de recubrimiento es más rápida que el horno de curado. Eso significa que debe tener suficiente capacidad en el horno para mantenerse al día con lo que recubre. Y con la adición de una operación de lavado, debe considerar agregar un horno para secar las piezas de manera que no emplee demasiado tiempo del horno para secar, cuando necesite curar. Además, recuerde que el horno de curado puede tener una dimensión adecuada para manejar más de una carga de lote y eso podría ser de gran ayuda para mantenerse a la par con el recubrimiento.

Asegúrese de que la cabina de polvo actual sea lo suficientemente amplia para manejar el volumen y la parte más grande que desea poder manejar. Si no es así, debe agregar una segunda cabina que se adapte mejor a sus necesidades. Asegúrese de que tenga la dimensión necesaria y también de contar con un buen flujo de aire para mantener el polvo bajo mientras aplica el recubrimiento, así como de tener una buena iluminación, que facilite ver lo que está recubriendo. Dos cabinas pueden ser un gran recurso para manejar diferentes productos y aumentar la productividad.

Al observar el flujo del producto asegúrese de evitar los cuellos de botella y el movimiento excesivo del carrito. Podría considerar un sistema de riel, de empuje manual, para mover cosas con menos manipulación y un flujo más suave a través del proceso. Mire el horno de curado y determine si sería mejor tener puertas en ambos extremos para facilitar el movimiento y permitir que se coloquen más cargas en el extremo de entrada.

Asegúrese de contar con el personal adecuado y de que los operadores estén bien capacitados y supervisados. Asumirá múltiples operaciones, incluida la preparación de piezas, el recubrimiento y el curado. Es posible que tenga enmascarado o manejo especial. Asegúrese de disponer del equipo de personas adecuado para mantener todo en movimiento y completar la tarea con un mínimo de retrabajo. Mucha suerte con su futura operación.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos