03/08/2020 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Evite que los cátodos de anodizado se vuelvan rojos

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Si bien el color rojo puede no ser deseable, el experto en anodización Drew Nosti dice que no plantea ningún problema particular para un proceso de anodización exitoso.

Pregunta: ¿Por qué mis cátodos se están volviendo rojos?

Respuesta: Al configurar una línea de anodizado, la mejor opción para un cátodo es el aluminio 6063-T6, el cátodo de elección para mejorar la conductividad, que permite obtener un espesor de recubrimiento más uniforme, así como reducir la disolución de los cátodos y eliminar la posibilidad de contaminación por plomo en el flujo de residuos, proveniente de cátodos de plomo. Aunque el aluminio 6063 sí se disuelve lentamente con el tiempo, los beneficios superan con creces los inconvenientes. Nuestra experiencia indica que los cátodos de aluminio 6063-T6 duran tanto como dos y hasta tres años en una operación de anodizado activa.

Desde el cambio al material 6063 para cátodos nos ha llamado la atención que, tarde o temprano, los cátodos de aluminio pueden quedar cubiertos con una sustancia roja. Después de investigar sobre este problema hemos descubierto que se trata un recubrimiento de cobre. Esta contaminación de cobre no se deriva principalmente del cátodo, sino que es el resultado de la disolución de cobre de las aleaciones de aluminio que contienen cobre y que han sido sometidas al proceso de anodización. La mayoría de las piezas de aleación de aluminio contienen algún porcentaje de cobre con aleaciones 2024 y 7075 (la opción preferida en la industria aeroespacial), las cuales contienen cantidades elevadas de cobre. Por lo tanto, se entiende fácilmente cómo esta contaminación de cobre llega a la solución.

anodiz_r

Imagen 1: La adición de cobre al electrolito se desplazó casi inmediatamente al cátodo de aluminio 6063-T6.

El cobre disuelto en el electrolito migra inmediatamente al cátodo de aluminio y se reduce a metal de cobre en la superficie del aluminio a causa de la gran diferencia en el potencial eléctrico de los dos elementos. Debido a esta continua migración y reducción del cobre, encontrar cobre disuelto en el electrolito es a veces difícil o improbable. El cobre migra al cátodo de aluminio con o sin corriente y puede hacerse visible casi de inmediato.

anodiz_r

Imágenes 2 y 3: Después de 30 minutos, el cobre ha recubierto la mayor parte del cátodo expuesto.

Como se puede ver en la Imagen 1, la adición de cobre al electrolito se desplazó casi inmediatamente al cátodo de aluminio 6063-T6. En la Imagen 2 se puede observar que, después de 30 minutos, el cobre ha recubierto la mayor parte del cátodo expuesto.

Para evitar que el electrolito se contamine nuevamente, sugerimos empacar el cátodo para evitar que este material se desprenda y comience a circular en el electrolito.

Concluimos que, si bien el color rojo puede no ser deseable, no plantea ningún problema particular para un proceso de anodizado exitoso. Debido a que el uso de aluminio 6063-T6 como cátodo aumenta la transferencia de corriente eléctrica, los resultados generales bien valen el inconveniente del revestimiento rojo.

Drew Nosti 

Drew Nosti es presidente de Anodize USA.

Contribuyeron a este artículo Joe Ciejka, químico jefe de Investigación de LusterOn Products, y Steve Gilbert, gerente nacional de Ventas de LusterOn Products.


Recursos