03/09/2020 | 2 MINUTOS DE LECTURA

Cómo manejar y eliminar los defectos del recubrimiento en polvo

Facebook Share Icon LinkedIn Share Icon Twitter Share Icon Share by EMail icon Print Icon

Para las operaciones de recubrimiento en polvo, un informe de error puede convertir los defectos e imperfecciones en una oportunidad para mejorar.

Pregunta: ¿Cuál es una estrategia eficiente y eficaz para eliminar las imperfecciones y defectos del producto en mi operación de recubrimiento en polvo?

Respuesta: Si bien todos nos esforzamos por brindar el mejor producto y servicio posible, sabemos que las cosas no siempre salen según lo planeado. Obviamente, esto es cierto para todos los negocios y talleres. La fabricación es un esfuerzo humano, que se hace en un entorno sujeto a cambios constantes. La planificación y la organización nos brindan la mejor oportunidad para superar los desafíos y generar productos de calidad. Lo importante en el acabado y revestimiento, como en cualquier empresa, es tener un plan regular y organizado para encontrar la fuente de cualquier error, brindar una solución al cliente e implementar un cambio duradero.

Encontrar la fuente del error comienza con un informe de acción. El informe debe describir las objeciones del cliente y los detalles con respecto al defecto o imperfección. Luego, se debe realizar un análisis para determinar la fuente del problema, que puede estar relacionado con un error humano, fallas del equipo, condiciones atmosféricas, deficiencias de fabricación o cualquier combinación de estos. A continuación, se puede desarrollar un plan de acción para corregir el problema, con un plazo establecido para su resolución. Se deben realizar pruebas para determinar la efectividad de la solución y se debe adoptar un cronograma para monitorear y administrar las mejoras realizadas. Se deben planificar acciones adicionales para asegurarse de que la solución adoptada se convierta en una parte permanente de la producción. Debido a que este plan de acción correctivo es regular y parte de la organización de producción en general, el error inevitable se convierte en una oportunidad de mejora en lugar de un obstáculo.

Dos ejemplos recientes muestran cómo hemos podido encontrar soluciones rápidas y efectivas a problemas comunes y menos comunes.

Un cliente devolvió piezas debido a un recubrimiento pesado e inconsistente. Un informe de acción identificó el problema como resultado del efecto Faraday, una ocurrencia común en el recubrimiento en polvo, causado cuando el polvo cargado no fluye completamente a un área estrecha porque la electricidad no sigue fácilmente el camino que le opone resistencia. Estas áreas estrechas se pueden recubrir de manera efectiva ajustando el volumen de salida en la aplicación y rociando en un ángulo indirecto. El plan de acción más inmediato fue utilizar estas técnicas de manera más eficiente. El plan más eficaz para eliminar de forma permanente los defectos fue la capacitación adicional y continua del personal, con un seguimiento continuo del trabajo para garantizar que al cliente se le proporcionaran piezas con un acabado suave y duradero.

En otro caso, los paneles se devolvieron debido a un cambio de color en el acabado. El informe de acción identificó un problema en el polvo obtenido del fabricante. La consulta con el fabricante resultó en un endurecimiento de las especificaciones de color. Los nuevos paneles se recubrieron con el nuevo polvo y todos coincidieron con el panel maestro. Los paneles siguen siendo monitoreados y han mantenido el color.

El recubrimiento en polvo ofrece un acabado limpio, suave y duradero a las piezas y al equipo. Un plan regular y estratégico para corregir de forma permanente defectos o imperfecciones ocasionales garantizará que los clientes continúen recibiendo los acabados que brinda el recubrimiento experto y de alta calidad.

CONTENIDO RELACIONADO


Temas relacionados

Recursos